Inicio - Salud

La problematica de la adiccion tabaquica, la capacidad…

La problematica de la adiccion tabaquica, la capacidad…

RESUMEN
Uno de las problemáticas más preocupantes del mundo actual es la práctica del
uso de sustancias psicoadictivas, como el alcohol, el cigarro u otras drogas. Se
realiza en el presente estudio un análisis sobre el impacto de la práctica del
tabaquismo en una muestra de la provincia de Holguín, y se logra sobre la base
de de los estudios realizados del perfil del adicto, para abundar en los
criterios en función del riesgo psicoadictivo.

Se ofrecen cifras y resultados de un pequeño estudio descriptivo de la situación
específica del uso indebido de la nicotina, como sustancia permanente y dañina
en los cigarros. Los cuales son utilizados por una significativa población de
estudiantes de varios Preuniversitarios.

Esto se imbrica con el legado del apóstol José Martí Pérez, que escribió al
respecto, y en específico sobre su efecto destructor en la sociedad. Se realiza
en cuestión un análisis de los criterios ofrecidos por esta personalidad del
siglo XIX, que con una basta cultura se interesó por la educación, formando
parte su pensamiento pedagógico de la pedagogía actual cubana.

INTRODUCCIÓN
?El esfuerzo por conocer forma parte del conocimiento. Ese esfuerzo tendrá
siempre en él un premio seguro. La compañía de su persona y su palabra nos hace
mejores, más felices y más fuertes.?
José martí.

Siglo XXI, nuestro mundo se encuentra enfrascado en varios conflictos y
contradicciones, relacionados con muchos puntos de vista y criterios acerca de
diversos temas políticos, económicos, religiosos, geográficos, ecológicos,
étnicos, entre otros muchos más. Las sociedades sufren el desencadenamiento e
implantación de la globalización neoliberal y sus efectos, la transculturación y
desidentización de los pueblos es un fenómeno cada ves más profundo y real;
mientras el hombre, como enajenado o atado a posiciones irreales, se sigue
hundiendo y consumiendo en sus vicios y placeres.

Día a día se lucha encarecedoramente contra las adicciones, donde las drogas en
general, obstaculizan y destruyen la vida de millones de seres humanos en el
planeta; la gran mayoría de estos no les queda otra opción, debido a la extrema
pobreza en que viven, sus graves problemas económicos y el caos social del
sistema capitalista unipolar y hegemónico impuesto.

La adicción a los productos derivados del tabaco es la más extendida. Su
aceptación cultural considera a su consumo en primer lugar como una fuente de
placer y en segundo como una simple costumbre. Mucho antes de la llegada de los
colonizadores a tierras americanas, en nuestro país y en otros lugares del nuevo
mundo, ya se consumía la hoja del tabaco por los aborígenes los cuales también
lo hacían en pipas, puros o rapé. Para los europeos constituyó una experiencia
sumamente interesante, que luego con los años se desarrolló en un gran negocio
reportando sustanciales sumas de dinero al expandirse su comercio por todas
partes. La creencia general de la sociedad era que el tabaco aliviaba tensiones
y no tenía efectos nocivos, incluso le impregnaba al cuerpo vitalidad y
vigorosidad.

Hoy, si bien para un número de personas fumar constituye una costumbre o hábito
inofensivo, según ellas importante, del que es muy difícil prescindir y por el
que no merece la pena preocuparse en exceso; lo cierto es que el tabaquismo es
una de las más graves drogodependencia de la humanidad, afectando en gran medida
a los adolescentes y jóvenes. Los cuales este modo de actuación formará parte de
los rasgos de su personalidad, y que será transmitido a otros individuos, como
vía de reafirmación, o incluso moda.

Conclusión esta a la que se llegó con el devenir del tiempo y el acelerado
desarrollo de la ciencia y la tecnología, puestas en función a partir del
estudio de estos casos. Comprobándose la alta toxicidad de las sustancias que
conforman el tabaco para el organismo humano, en especial la nicotina. Esta es
la causante de una de las adicciones más potentes, desarrollando un conjunto de
signos y síntomas denominados síndrome nicotínico. Además, en muchos casos esta
práctica se encuentra en consonancia con otras adicciones, como el alcohol u
otras drogas. En los países desarrollados en la actualidad es el tabaquismo el
que genera las afectaciones de enfermedades pulmonares, convirtiéndose esta en
la causa de muerte prevenible número uno.

A pesar de los esfuerzos llevados a cabo por el Ministerio de Educación y el
Ministerio de Salud Pública la población en general utiliza varias sustancias
nocivas para su salud y la de segundas personas, los jóvenes se sienten
arrastrados por estas prácticas aceptadas por la sociedad. Los instrumentos
persuasivos y de prevención utilizados por los medios de difusión y las
instituciones educativas, son insuficientes en su mayoría, ya que se ven
superadas por las actividades sociales que enraízan estas prácticas.

En los centros educacionales se ha fortalecido la vigilancia y el rigor para
tratar de eliminar este flagelo que provoca disfunciones múltiples para los
individuos y su salud mental y física. Por lo que debemos, nosotros los maestros
y personal de la educación, así como personal de la salud, luchar contra esto en
todo momento. Además de lograr un desarrollo de la Capacidad de Organización de
la Vida en los adolescentes y jóvenes. Ellos tienen que ser capaces de
estructurar un proyecto de vida futura saludable, lleno de vida, alejado de las
adicciones en todas sus modalidades. Proporcionando un sentido de la vida
positivo en estos individuos que prácticamente no tienen definido sus metas a
largo plazo, y el maestro es el responsable junto a los familiares de
proporcionar estas situaciones para que el estudiante reflexione y llegue a
conclusiones sólidas al respecto, perfeccionando incluso su estilo de vida y
haciéndolo cada vez más sano.

En consecuencia con el tema abordado, nuestro mayor pensador, José Martí Pérez,
hombre que volcó todos sus esfuerzos al estudio de diversos temas, que
transcienden hasta nuestros días por su valor para la humanidad y visión
futurista, además de su incólume obra por la independencia de la patria, el
antimperialismo y el latinoamericanismo como rasgos esenciales de esa obra. Este
hombre en sus diversas facetas nos muestra una voluminosa y profunda escritura,
llena de pensamientos hábiles y profundos, con gran contenido de enseñanzas;
dedicó un instante de su pensamiento al fenómeno de la adicción tabáquica, y la
salud humana; de cómo la educación tiene que formar individuos de acuerdo a su
tiempo, con valores morales y éticos que lo hagan ser un gran humano.

Tabaquismo, uno de los hábitos tóxicos que más afecta la salud humana.

La adicción a los productos derivados del tabaco es la más extendida. Su
aceptación cultural considera a su consumo en primer lugar como una fuente de
placer y en segundo como un simple vicio o mala costumbre. Se ha determinado que
los cigarrillos y otros productos de tabaco, tales como cigarrillos puros,
tabaco para pipa o rapé (en polvo), son adictivos y que la nicotina es la droga
del tabaco causante de adicción. El tabaquismo es un importante causal de
accidentes cardiacos y cerebrovasculares, y ocupa los primeros lugares entre los
factores que provocan cáncer. La nicotina provoca una de las adicciones más
potentes, desarrollando en el fumador un conjunto de signos y síntomas
denominados síndromes nicotínico.

Lejos de una mera costumbre o un hábito social, fumar para el cuerpo humano un
grave perjuicio que a medio y corto plazo, deriva en su deterioro general. Esta
dependencia que, en algunos casos, resulta casi imposible, es la primera causa
prevenible de muerte prematura en los países desarrollados y además, en los
países subdesarrollados los índices son elevados considerablemente.

Una convivencia sana debe basarse en el respeto al otro, que es también una
forma de respeto al entorno. El tabaquismo como una de las formas de
contaminación del aire que afecta de manera considerable el bienestar físico,
económico y psicológico del ser humano. El hábito de fumar es una fuente
contaminante muy grave, tanto para el individuo que ejerce la práctica como para
aquellos que lo rodean en ese instante; según estudios realizados, el 35,79 %
(2001) de la población cubana fuma. Si nos abstraemos y calculamos cuántos
cigarros fuma al día y cuánto humo expulsamos a la atmósfera cada una de esas
persona. Si se pudiera concentrar a ese 35,79 %, o sea, 3 936 900 personas en
una ciudad dentro de una cúpula de cristal que las aísle del resto del mundo,
sin otras fuentes contaminantes. Seguramente en siete días se podrá ver cuan
significativa es la contaminación generada por el humo del cigarro. Por lo que
un fumador puede contaminar considerablemente el aire, incluyendo además, a las
personas que se encuentren cerca de él.

Mientras el cigarrillo, pipa o tabaco está encendido, aunque el fumador no
inhale directamente, está respirando los gases resultantes de la combustión de
la picadura, y solo lo convierte en fumador pasivo, al igual que los que en ese
momento se encuentren al alcance del humo.

En Cuba, salvo raras excepciones, todos somos fumadores; pasivos o activos,
voluntarios o involuntarios en algún momento del día. Estamos en contra del
irrespeto al otro y del tabaquismo como hábito nocivo para la salud. Si se
multiplica la cantidad de personas que fuman por el número de cigarrillos que
consumen, conociendo cuánto humo puede desprender cada cigarro, se constata que
una parte considerable en (%) de la contaminación, se debe al humo del cigarro.

Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Toráxico (SEPAR) el tabaco es
la primera causa de enfermedad y muerte en España, para dar un ejemplo. Los
expertos en tabaquismo señalan que el consumo habitual de esta droga recorta la
vida en una media de 10 años y es el responsable de la muestre de más de 100
diarios, es decir; unas 45 000 personas al año.

El humo del tabaco contiene 4 000 sustancias tóxicas para la salud, de las que
destacan especialmente tres: la nicotina que es la droga que causa la adicción,
el monóxido de carbono, gas responsable de las enfermedades cardiovasculares
asociadas al consumo de tabaco, y el alquitrán, conjunto de hidrocarburos
presentes en el humo del cigarrillo e implicados en el origen de cánceres
asociados al hábito de fumar.

El principal tóxico del tabaco es la nicotina, Los cigarrillos contienen entre
un 1% y un 3% de esta sustancia. En los porcentajes se eleva desde un 3% a un
6%. En cada inhalación se consumen alrededor de 0,12 miligramos de nicotina,
aunque gran parte de esta se pierde con el humo de la propia quema.
Pocos saben, no obstante, que si aspiran de una sola vez 50 miligramos la dosis
resultaría mortal.

La nicotina es un alcaloide extremadamente adictivo, que actúa como estimulante
y sedante del sistema nervioso central. Su ingestión tienen como resultado un
estímulo casi inmediato porque produce una descarga de epinefrina de la corteza
suprarrenal. Esto estimula el sistema nervioso, central y algunas glándulas
endocrinas, lo que causa la liberación repentina de glucosa. El estímulo va
seguido depresión y fatiga, situación que lleva al toxicómano a buscar más
nicotina. La nicotina se absorbe con facilidad del humo del tabaco en los
pulmones y no importa si este humo procede de cigarrillos o de puros. También se
absorbe fácilmente cuando se masca el tabaco. Con el uso regular, se acumulan
concentraciones de nicotina en el cuerpo durante el día, que persisten durante
la noche. Por lo tanto, las personas que fuman cigarrillos a diario están
expuestas a los efectos de la nicotina 24 horas al día. La nicotina absorbida al
cigarrillo o puros tarda solo segundos en llegar al cerebro, pero tiene un
efecto en el cuerpo hasta por 30 minutos.

Los estudios han mostrado que la tensión nerviosa y la ansiedad afectan la
tolerancia a la nicotina y la dependencia de ella. La hormona producida por la
tensión nerviosa o corticosterona reduce los efectos de la nicotina, haciendo
necesario consumir mayores cantidades para lograr el mismo efecto. Esto aumenta
la tolerancia y lleva a una mayor dependencia. Se ha demostrado científicamente
que la tensión puede ser la causa directa de una recaída a la
autoadmisnistración de nicotina después de un período de abstinencia. Esta
adicción produce síntomas e abstinencia cuando una persona trata de dejar de
fumar. Reportes recientes indican que cuando se priva de cigarrillos durante 24
horas a fumadores habituales, aumenta su enojo y hostilidad, llegando físicas o
psíquicas, y disminuye la aptitud de cooperación social.

Las personas que padecen de abstinencia también necesitan más tiempo para
recobrar su equilibrio emocional después de la tensión nerviosa. Durante los
períodos de abstinencia o de ansias de consumir nicotina, los fumadores han
mostrado reducción de una gran cantidad de funciones psicomotoras y
cognoscitivas, como por ejemplo la comprensión del lenguaje. Los estudios de
conducta en adolescentes explican cómo las influencias sociales, por ejemplo
observar a adultos y compañeros fumando, influyen en la decisión de4l
adolescente de comenzar a fumar cigarrillos o no. También ha mostrado que los
adolescentes suelen ser resistentes a muchos tipos de mensajes en contra del
tabaco.

En la década de los cincuenta, diversos estudios demostraron que el tabaco se
puede relacionar directamente con los distintos tipos de cáncer de pulmón, boca,
garganta, esófago, laringe y vejiga. Además, también incide y aumenta las
probabilidades de padecer cáncer de riñón, de páncreas y de estómago.

La salud pública desde hace tiempo a desatado una lucha sin cuartel al tabaco,
centrada en cinco puntos fundamentales: reducir el número de adolescentes que
empiezan a fumar (donde además de este Ministerio es responsabilidad del Sistema
Educacional Cubano, que también con sus campañas y estrategias lucha contra este
fenómeno), disminuir también el tanto por ciento de la población que padece
tabaquismo, aminorar en general la inhalación de sustancias nocivas, proteger
los derechos de los no fumadores y crear un ambiente social negativo en contra
del tabaco.

Además y según estimaciones del Ministerio de sanidad y Consumo, más del 30% de
las personas no fumadores respiran el humo del tabaco en sus centros de trabajo.
De ahí que el entorno laboral sea un entorno propicio para la prevención y el
control del tabaquismo.

En nuestro país el porcentaje de fumadores se sitúa aproximadamente en un 43 5
en la actualidad, con tendencia a subir. Destaca en esta una tendencia
divergente. Mientras desciende el número de varones adictos a la nicotina,
aumenta progresivamente el de las mujeres. El sexo femenino, debido entre otros
a este dato, padece en los últimos años más infartos y ataques cardíacos que en
el pasado.

En lo referente a las mujeres, fumar adelanta la llegada de la menopausia, lo
que incrementa también y de modo inevitable la propensión a desarrollar
osteoporosis. Además la piel se estropea con mayor facilidad y envejece
prematuramente, sin olvidar que la nicotina mancha y deteriora el esmalte de los
dientes. La lista de perjuicios contra el bienestar es en este caso demasiada
larga. No sólo se queda en una típica tos o en un inconfundible pitido al
respirar.

Muchos son los que continúan hasta padecer bronquitis crónica o un severo
efisema. Con los años, todo fumador acaba siendo bronquítico. Los alvéolos
pulmonares se distienden poco a poco a medidas que se repiten los ataques de
tos. A la misma vez, los bronquios inflamados entorpecen la entrada y salida de
aire.

Aumenta los conocimientos sobre los peligros que ocasiona el tabaquismo tanto
activo como pasivo, junto con la invitación a todos los fumadores a iniciar el
proceso de abandono, son algunos de los objetivos de la celebración del Día
Mundial sin Tabaco, promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En
nuestro país a raíz de las consecuencias de este fenómeno se ha aplicado la Ley
contra el Tabaco, que plantea la prohibición de esta práctica en los centros de
trabajo donde se afecten segundas personas, así como en las escuelas o centros
de salud, en los transportes de pasajeros y demás instalaciones públicas.

Entre 10 y 14 personas después de haber abandonado el tabaco, el riesgo de
mortalidad por cáncer disminuye prácticamente hasta los niveles de las personas
que nunca han fumado.

Quienes respiran el humo que desprenden los cigarrillos de las personas que los
rodean reciben el nombre de fumadores pasivos. Resulta inevitable no inhalar
éste cuando nos encontramos en un habitáculo donde varias personas consumen
tabaco o, simplemente al estar junto al fumador. Este es un hecho muy grave. No
sólo porque alguien sano, que no posee el hábito del tabaquismo, recibe los
efectos nocivos de una sustancia ajena a él, sobre todo, por que este humo que
respira sin quererlo, resultado de la quema del cigarrillo, es aún más
perjudicial que el que injiere el propio fumador. De hecho, contiene aún un
mayor porcentaje de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono. Los fumadores
pasivos incrementan así el riesgo de sufrir cáncer u otras patologías pulmonares
y circulatorias.

Los estudio de conducta en adolescentes explican cómo las influencias sociales,
por ejemplo observar a adultos y compañeros fumando, influyen en la decisión del
adolescente de comenzar a fumar cigarrillos o no. También ha mostrado que los
adolescentes suelen ser resistentes a muchos tipos de mensajes en contra del
tabaco.

Ejemplo del estado del tabaquismo en nuestro país. (Muestra representativa en la
provincia de Holguín).

Nos remitimos como ejemplo a una investigación realizada por investigadores e
instituciones autorizadas para el caso.
El cuestionario utilizado fue confeccionado por un grupo de expertos en control
de la adicción al tabaco del CDC de Atlanta y el Comité de Expertos de la OMS; y
adaptada al país por el grupo de trabajo en tabaquismo del Programa
correspondiente al Trabajo Preventivo en el MINED de la Provincia de Holguín.
Dicho cuestionario consta de las 59 preguntas básicas, no incluyéndose preguntas
adicionales en el mismo.

Se realizaron sesiones de trabajo en las cuales los Vicedirectores de los
Preuniversitarios de varios Preuniversitarios de los municipios de Antilla,
Banes y Calixto García, fueron entrenados por el coordinador de la
investigación; con vista a asegurar que la recolección de la información fuera
uniforme en todos los territorios, así como establecer la coordinación con los
directores de las escuelas, a fin de:
- Obtener autorización de los mismos para desarrollar la encuesta.
- Obtener información acerca del horario en que cada clase asiste a la escuela.

- Precisar el día de la semana en que se aplicaría la encuesta excluyendo los
lunes y viernes.
- Coordinar la reunión de padres para informarles acerca del estudio.

La GYTS es un diseño de muestra compleja para la cual se utilizan paquetes
estadísticos que aceptan el diseño complejo utilizado en esta encuesta, por lo
que se utilizan los paquetes SUDAAN y el C-Sample del EpiInfoversión6.0. El
paquete SUDAAN fue empleado para calcular los errores de muestreo y los pesos de
los porcentajes. SUDAAN es un paquete de programa poderoso que permite hacer
muchos tipos de análisis de los datos (inferencial y descriptivo) El programa C-Sample
del Epi-Info versión 6.0. fue utilizado para correr promedios simples y
frecuencias tomadas en cuenta dentro del diseño muestral, conociendo los datos
de estrato, unidades primarias de muestreo y peso final de la muestra. Estos a
partir de una experiencia realizada en la Ciudad de la Habana.

Resultados de la investigación.
En una muestra de la provincia de Holguín, Cuba, la tasa general de respuesta
fue alta. De las 12 escuelas escogidas el 100% de las mismas participaron en la
GYTS; así como el 91% de los 2178 estudiantes seleccionados.

El 29.9% de los estudiantes refirieron haber fumado alguna vez en la vida,
existiendo diferencias estadísticamente significativas entre los escolares de
12mo. grado que exhiben una mayor prevalecía (45.7%), con respecto a los alumnos
de séptimo y octavo. No se observan diferencias significativas con relación al
sexo ni en los estudiantes que refirieron haber fumado alguna vez ni en los
fumadores activos (haber fumado uno o más días en 30 días que precedieron la
encuesta). Es de destacar que a medida que aumenta la edad y el grado escolar
aumenta la prevalecía de estudiantes que refieren haber fumado en los últimos 30
días. Por otra parte la proporción del alumnado que utilizaron otros derivados
del tabaco también aumenta con el grado de escolaridad. Se reportan diferencias
significativas en el sexo entre los que utilizan cualquier otra forma de tabaco
siendo más utilizados por las mujeres con una razón de 1.7. El 11.9% de
estudiantes que nunca han fumado son susceptibles de hacerlo en los próximos 12
meses ya que aceptarían cigarrillos si uno de sus amigos se los ofreciera.

El 68.1% de los estudiantes manifestaron haber recibido alguna información en
las clases, sin diferencias estadísticamente significativa según sexo y grado de
escolaridad, pero sólo el 51.9% del alumnado refieren le han informado los
motivos de por qué los jóvenes fuman.

El porcentaje de estudiantes que desean dejar de fumar es de 58.8%
aproximadamente 6 de cada 10 estudiantes, expresando este deseo por igual los
varones que las hembras. El porcentaje de los fumadores activos que indicaron
haber tratado de dejar de fumar el año anterior fue de 65.8%, no existiendo
diferencias significativas según sexo ni grado de escolaridad.

Al indagar acerca de la exposición al humo del tabaco por otras personas; se
evidencia que 6 de cada 10 estudiantes viven en hogares donde otras personas
fuman y están expuestos al humo de los cigarrillos dentro y fuera del hogar. El
62.7% de los estudiantes encuestados tienen uno ó los dos padres que fuman y el
15.9% poseen amigos fumadores. Los fumadores activos están más expuestos que
aquellos que nunca han fumado tanto en el hogar (84.5%), como en los lugares
públicos 86.5%. A medida que aumenta la edad se muestra mayor por ciento de
estudiantes que fuman y refieren estar expuestos al humo del tabaco por otras
personas, en el hogar y lugares públicos.

Ocho de cada 10 estudiantes están de acuerdo en que se prohíba fumar en lugares
públicos; 6 de cada 10 estudiantes a su vez precisan que el humo del cigarrillo
que fuman otras personas les hace daño. El por ciento de estudiantes es mayor en
aquellos que nunca han fumado con relación a los fumadores activos de forma
significativa y esta percepción de riesgo aumenta a medida que aumenta el grado
de escolaridad. Cabe señalar que más de la mitad de los fumadores también
manifestaron estar de acuerdo con la prohibición en lugares públicos y reconocen
que la exposición al humo del cigarrillo es dañina.

Existe un por ciento bajo de jóvenes que opinan que fumar les hace tener más
amistades; no evidenciándose diferencias significativas entre fumadores y no
fumadores. Contrariamente sí existen diferencias significativas en aquellos
estudiantes fumadores activos que piensan que fumar los hace más atractivos con
respecto a los que nunca han fumado y este criterio es a predominio de las
mujeres fumadoras de octavo grado; un 18.2% de las mismas expresan ?fumar hace
que tanto los muchachos, como las muchachas luzcan más o menos atractivos?.

Con respecto a los medios de publicidad y mensajes transmitidos acerca del
tabaco un por ciento elevado (92.4%) de jóvenes han visto mensajes antitabaco
por los medios de comunicación, lo cual es más acentuado entre
varones(94.5vs90.2%). Por otra parte más del 60% de los estudiantes refieren
haber visto a su vez mensajes a favor del tabaco y predomina significativamente
en los jóvenes fumadores activos, poseer algún objeto alegórico al cigarrillo
que aquellos que nunca han fumado. Esta característica aumenta en los varones de
octavo grado. Más estudiantes fumadores activos (13.7%) manifestaron que algún
representante de firma de cigarrillos le han ofrecido un cigarrillo gratis en
relación con los no fumadores y fundamentalmente los de octavo grado (20.3%) sin
diferencias significativas de sexo. La tabla 6 presenta más información al
respecto.

Aproximadamente 3 de cada 10 estudiantes fumadores activos acostumbran a fumar
en sus casas. El por ciento de jóvenes a los que se les vende cigarrillos en
tiendas o bodegas es alto 41.8%; de los cuales un 79.9% refieren que su edad no
resultó impedimento para obtenerlos, sin diferencias significativas de edad y
sexo.

Un ejemplo bien ilustrado de la situación del tabaquismo en nuestro tiempo, y
del reto que tienen las instituciones encargadas de la lucha contra este
fenómeno y de la sociedad en general.

Caracterización psicológica del adicto.
El uso patológico de sustancias psicoactivas se ha constituido en un grave
problema de salud pública (Evans, 1987), al punto que, en la actualidad, se
habla de pandemia (Thorne, 1985). La gravedad del problema se acentúa por lo
difícil del tratamiento y lo complicado del proceso de rehabilitación de las
personas que lo padecen (Crowley, 1988; Harrison, 1994; Jones, 1995; Roback,
1996).

Algunas cifras pueden ayudar a ilustrar lo planteado arriba. Por ejemplo,
Garbari (1999) señala que, en los EEUU de Norteamérica, para 1996, las
necesidades de tratamiento eran de 5,5 millones de individuos por consumo de
drogas ilegales y de 13 millones de individuos, por consumo de alcohol. Los
programas de control de drogas pasaron de 650 millones de dólares en 1982 a 13
billones de dólares en 1997, todo ello sin incluir el tabaco y sin mencionar la
relación entre los problemas de adicción a las drogas con el significativo
aumento de la morbilidad, mortalidad, la tasa de suicidio, la delincuencia, el
abuso sexual, la violencia domestica y las infecciones por el VIH.

El evento más sistemático es que el adicto se miente a sí mismo. "El adicto
utiliza las sustancias para prometerse que no volverá a usarlas". Y cuando
acepta en algo sus dificultades frente a la sustancia, comienza a
responsabilizar a los demás de sus problemas (victimismo). Otro evento
consistente es que el adicto sabe cuáles son los puntos débiles y fuertes de
cada uno de sus familiares, dato que le permite manipular o "chantajear" a su
entorno para conseguir lo que quiere. Mentir es algo completamente normal para
el adicto, lo hace parte de su mundo, llegando al punto de decirse mentiras a sí
mismo.

Maselli (1985) describe tres períodos en el desarrollo de la adicción, que
aparece del mismo modo tanto para las sustancias que se consideran prohibidas
como las legales. El primer período se produce desde el contacto inicial con la
sustancia psicoactiva, hasta el momento en el que los maestros o padres se
enteran de su afición.

Esta etapa es llamada por algunos "la luna de miel", ya que el adicto siente su
relación con la sustancia como "positiva", por lo que el adolescente o joven
(preferentemente) usa la sustancia tóxica debido a las condiciones del medio
donde se desenvuelve. La "fuga", o momento de efecto activo de la sustancia, es
un elemento que explica, en gran parte, el apego a la sustancia psicoactiva:
durante un breve lapso, la sustancia hace olvidar al drogodependiente los
problemas y malestares, quedándose con lo "bueno" de la sustancia. Para algunos
expertos el primer período raramente es inferior a los dos años o superior a los
cuatro, dato muy relativo pues depende de la sustancia y la persona.

En algún momento la persona trata de "liberarse" de la sustancia, pero se da
cuenta de la dificultad para lograrlo y comienza a mentirse a sí mismo. El
segundo período aparece con la revelación pública de la situación. Ello produce
lo que pudiera llamarse un shock familiar. Negaciones, anulaciones, sentimientos
de culpa y de impotencia hacen su aparición. El adicto comienza a prometer que
dejará la práctica; la familia cree en sus promesas y lo complace en sus
necesidades materiales, ya que domina el sentimiento de culpa.

La familia comienza a vivir comportamientos ambivalentes: regalos y agresividad
para tratar de controlar las conductas desviadas. Se conforma entonces una
patología muy compleja. A partir del momento en el cual los familiares y, más
raramente, el adicto, piden asesoría especializada comienza el tercer período.
En este último período la familia y el joven han ido venciendo la negación, el
autoengaño, el victimismo y se integran al tratamiento.

Por su parte, los coadictos, con frecuencia miembros de la familia, pueden
sabotear el tratamiento e impedir la abstinencia del adicto. La negación, por
parte de la familia, generalmente es el primer obstáculo en la terapia. No se
acepta que el familiar en cuestión sea un enfermo. Después de la negación,
cuando el adicto se ha integrado al tratamiento, viene, en la mayoría de los
casos, una fase de agresividad de la familia hacia el adicto. Es frecuente
observar la aparición de síntomas nuevos o conductas extrañas, en algunos
miembros de la familia, cuando el adicto esta integrado al tratamiento o se está
"curando".

La evolución descrita hasta ahora, se ha basado en documentación y estudios
predominantemente foráneos. La investigación sobre las características
personales del adicto ha sido bastante limitada y el presente reporte representa
un esfuerzo exploratorio con el propósito de conocer algunos aspectos poco
explorados de los consumidores de sustancias tóxicas. Las preguntas que nos
formulamos fueron tres: ¿Podría existir un perfil motivacional particular del
adicto? ¿Existen diferencias entre la autoestima del adicto y la de la población
general? ¿Será posible establecer algún patrón funcional de personalidad entre
el adicto, como persona aislada, y los miembros de su entorno familiar cercano?

Como un sujeto sujetado a una sustancia, como un individuo que ha elegido un
sistema de vida en el que prevalece el consumo de drogas o alcohol (sean estas
prohibidas o legales como es el caso del tabaco), y también una cultura matizada
por un determinado estilo de relacionarse con los demás, por una serie de
valores y por una manera particular de expresar sus emociones, su violencia, sus
penas y efectos, su subjetividad?
 
La caracterización del adicto es algo que resulta muy conveniente, sobre todo,
cuando se desea aumentar la eficacia de cualquier intervención que vaya dirigida
a su tratamiento al igual que a los sujetos en riesgo.

Características presentes en los adictos, es la tendencia a la manipulación de
las personas que con ellos se relacionan. Lo Hacen porque no pueden tolerar la
verdad de su descontrol y además porque se hacen progresivamente menos capaces
de llenar sus necesidades de manera sana, se toman cada vez más dependientes de
la manipulación que hacen de las personas que los rodean.

La invalidación constituye otro mecanismo mediante el que los adictos manipulan
a los sujetos de su entrono más cercano. La ambivalencia es otra característica
que se encuentra presente en el adicto, este aspira de alguna manera a librarse
de las consecuencias de su adicción, pero también desea, simultáneamente, seguir
disfrutando de los efectos que las sustancias consumida provoca.

Según lo planteado por el investigador Makkenc.: ?La adicción es una creencia
activa en un compromiso ante un estilo de vida negativo. La adicción comienza y
crece cuando una persona abandona los caminos naturales de satisfacción de
necesidades emocionales al conectarse con la gente, con su propia comunidad,
consigo mismo (? ).? Evidentemente que recurre al aislamiento como única vía de
autoasimilación de la actividad, ya que quienes le rodean pudieran manifestar
inconformidad o contradecir su determinación, (no solamente ocurre esto con las
sustancias psicoactivas de carácter fuerte sino que también cuando se inician
los fumadores), de esta forma se automargina.

Las características de la personalidad adictiva son entre otras las
siguientes:
Debilitamiento del Yo, de la voluntad y un aumento de la pérdida de control.
Desarrollo de una manera particular de conducirse, de sentir y de pensar, a
partir del desarrollo de una lógica adictiva que se desarrolla lentamente como
un sistema de creencias ficticias, engañosas desde el que la vida del adicto
será dirigida.

Desarrollo de rituales aditivos a partir de las cuales el sujeto se reafirma en
sus nuevas creencias y valores (estilos de vida adictivo).
Vacío existencial con un predominio de la perdida o falta de sentido y la
ilusión de encontrar un objeto, sustancia o actividad que le proporciones
serenidad y satisfacción.

La dependencia a una sustancia psicoactiva, es algo que altera por completo el
estilo de vida del sujeto que le padece, su personalidad; el ámbito de los
interese se empobrecen cada vez más y se focaliza en actividades relacionadas
con la búsqueda y consumo de las sustancias en cuestión; la voluntad y la
capacidad para proyectar planes futuros resultan seriamente dañadas, la perdida
de control es evidente y el sujeto vive con la ilusión de encontrar un objeto,
sustancia o actividad que lo aleje del dolor y le brinde satisfacción. En el
caso del tabaquismo los individuos buscan eliminar las molestias que le pueden
causar las situaciones que le presentan, para calmar los ánimos y eliminar
tensiones.

A la caracterización del trastorno adictivo, en su desarrollo evolutivo, hay que
agregar las vulnerabilidades del sujeto que lo hacen más susceptible; y también
otros factores negativos de mantenimiento que son consecuencia de los efectos o
retroalimentación de los comportamientos y conductas del adicto sobre su
entorno, o mas bien del estilo de vida que está desarrollando, la lógica con la
que se conduce y las nuevas creencias y valores a los que se adscribe, y su modo
de actuación que como tal lo encuentra ajustado a sus necesidades y
motivaciones.

El pensamiento martiano y su relación con el tabaquismo.
Hay que reconocer que José Martí, su ideario y obra, son cumbres cenitales; está
implícito en ella, que tras él hay todo un camino, de pensar y de obrar, que fue
conformando a partir de un basto legado histórico anterior, y que culminó,
precisamente, en la cumbre del pensamiento martiano, cultivado y desarrollado
hasta conseguir grandiosos referentes, que se concretan en diversas temáticas de
la época; aunque podemos decir, que también su pensamiento transciende hasta
nuestros días con una incólume vigencia. Insertando sus criterios, reflexiones y
puntos de vistas en la modernidad y en el foco de la luz que ilumina el camino
de la obra de la Revolución y la voluntad del pueblo cubano.

En la riquísima cultura adquirida por José Martí precisamente a lo largo de sus
viajes y estancias por diversos países de Europa, América del Norte y del sur,
así como por el Caribe; logró apreciar como los niños y jóvenes se dedicaban a
disímiles cosas, todas estas en función del trabajo, la sobrevivencia, y muy
pocos a la adquisición de conocimientos a cerca de la vida, de las ciencias, de
las explicaciones a fenómenos de la naturaleza y del hombre. Incluso se tropezó
con las actividades de uso de sustancias psicoactivas. Tanto en los Estados
Unidos como en Cuba le asombró la prioridad dada a los cigarrillos de papel.

Martí fue un hombre de ciencia, culto e instruido en los últimos avances de la
ciencia y la técnica de la época, además de conocer bien lo que podía perjudicar
al organismo y lo que no, de acuerdo a los estudios desarrollados en su tiempo,
fue en el siglo XVIII y XIX la época del desarrollo de las Ciencias Naturales;
como la Biología, la geografía, la química, la Bioquímica, entre otras? , que
permitieron el descubrimiento de muchas sustancias y procesos perjudiciales para
el ser humano, como también otros muy beneficiosos.

Ya en 1883, él conocía el efecto negativo y corrosivo para la salud humana de la
práctica del tabaquismo; lo cual ofreció su criterio a través de un articulo
llamado: ?Observaciones sobre el hábito de fumar cigarrillos de papel?,
publicado en La América, Nueva York, septiembre de ese mismo año.
Trabajo que puso en manos de todos con el objetivo de criticar esa situación, e
informar en específico a toda la juventud, que era donde más incidía el fenómeno
y los más propensos a consolidarse como adictos nicotinómanos, al igual como
ocurre en la actualidad. Efecto que formaba parte del estilo de vida de muchas
personas de la época sin diferenciar su clase social, ni sus posibilidades
económicas. Tanto aquel que poseía una posición social de la alta burguesía como
aquel que pertenecía a un grupo de trabajadores portuarios o azucareros, se
dedicaba a la actividad de consumo (por cantidades) de cigarrillos, incluso ya
adictos a la práctica.

En la actualidad también forma parte de los estilos de vida de las personas que
contraen este vicio. Donde al organizar su vida despliegan el acto de fumar,
como un modo de comportamiento o de actuación, que repercute en familias,
comunidades y la sociedad en general. Se convierte para el adicto en una
necesidad sin precedente del cual depende; formando parte de su personalidad
como rasgo que lo distingue, y posteriormente se exteriorizan las consecuencias
desde un punto de vista biológico, social, psicológico y patológico a la
postrimería.

De ahí deviene como función reguladora lo que desarrolla la personalidad
conocido (en epígrafes anteriores) como la Capacidad de Organización de la Vida.
La misma, constituye una síntesis reguladora, en cuya configuración están
contenidas potencialmente las vías de desarrollo futuro de la personalidad,
donde este individuo establece un estilo de vida adictivo, y una posición en la
vida desde esta óptica también.

Dentro de la aspectos de la multicausalidad de las enfermedades provocadas por
el tabaco, es importante tener en cuenta la organización de la vida presente y
futura del individuo, donde esta actividad la podemos caracterizar como
constituyente personológico, ya que se expresa como contenido de su personalidad
resumiéndose en su estilo de vida, y confiriendo vital importancia a la
actividad en cuestión.

En sus escritos, Martí reconocía el envenenamiento del organismo de los jóvenes
producto al tabaco, por lo que era importante dedicarle unas cuartillas.
Y cito al respecto de sus escritos: ?Es práctica común de los jóvenes que fuman
cigarrillos de papel consumir de ocho a doce por hora, y continuar esa operación
cuatro o cinco horas por día…, no hay dudas que el volumen de humo a que están
expuestos los órganos respiratorios del fumador, y las propiedades de ese humo
respecto a la proporción de nicotina introducida en el sistema, se combina para
poner el sistema completamente bajo la influencia del tabaco. ¨ (1)

De una forma acertada pues prevenía a todos de las consecuencias que traería la
practica del fumar, además lo publica para el conocimiento de todos, aunque en
la época pocos sabían leer y se darían cuenta de la autoagresión que estaban
cometiendo. De acuerdo con esto, en nuestros días, ya es conocimiento de todos,
la influencia de este fenómeno causante de cáncer de pulmón por excelencia y en
otros órganos; causante del infarto u otras enfermedades cardiovasculares,
desencadenante de arteriosclerosis de las arterias coronarias y de la aorta, y
una gran cantidad de perjuicios en vías respiratorias, en el sistema digestivo,
circulatorio, nerviosos, endocrino y en prácticamente todas las partes del
organismo, sin embargo, los esfuerzos por reducir esta práctica se incrementan a
partir de la información y los mensajes educativos hacia las nuevas
generaciones. Las personas en general en la actualidad conocen el daño que les
ofrece el tabaco, siendo estos conscientes del problema que les provoca
personalmente y a otras personas que involucran indirectamente, sin embargo no
toman sus propias medidas para evitar seguir usando esta sustancia, al contrario
ya son adictos obligados y les es muy difícil dejar la práctica, ni buscan de
especialistas para que les ayude.

Urge retomar nuevamente las palabras del apóstol, para palpar con qué vigencia
podemos utilizar su pensamiento para prevenir este grave problema, para
profundizar en cómo lograr que desaparezca el hábito de fumar o disuadir al
mayor número posible de fumadores para que disminuya su consumo, a partir de la
concienciación de la magnitud del problema global.

Plantea Martí: ?Hemos tenido conocimiento en estos últimos meses de un número
considerable de casos, en que muchachos y jóvenes que no habían alcanzado aún su
completo desarrollo físico, han visto su salud seriamente alterada por el hábito
de fumar incesantemente cigarrillos de papel. Convenientemente, es que estos
hechos se sepan, pues, es evidente que prevalece la idea de que, cualquiera que
sea su número, estas bocanaditas de humo no pueden ser dañinas en lo más mínimo,
cuando al contrario, producen con frecuencia mucho daño.?

De acuerdo con esto se desprende que el trabajo a realizar para disminuir las
prácticas de fumar se debe seguir profundizando desde muchas aristas, y con
varios enfoques que busquen el mismo objetivo, y desde varios factores, tanto
educacionales, comunitarios, de salud, etc… Persiguiendo que en la formación
de la personalidad de los individuos se logre un adecuado desarrollo de la
Capacidad de Organización de la Vida lejos de las adicciones, donde sería
deseable una sociedad sin tabaco. Teniendo muy en cuenta las palabras del
maestro, que podemos asumirlas como preventivas hacia las enfermedades que
provoca la práctica de fumar, y que pueden ser utilizadas con un fin educativo y
preservador de la salud en los adolescentes y jóvenes, discrepando totalmente de
este hábito y estilo de vida.

Desde este enfoque es importante la labor del educador en la formación del
hombre nuevo, los hábitos adictivos no pueden estar presentes, a partir de una
posición consciente ante la problemática que representa dicho fenómeno para la
salud. Los medios de difusión masivos juegan un papel importante en todo este
proceso de lucha contra los hábitos tóxicos, ya que consideramos que es un
problema social, pues hacia allí deben estar dirigidas las diversas estrategias
educativas, las alternativas y acciones a implementar por todos.

Se han desarrollado innumerables estrategias de intervención social, educativas,
pedagógicas, y de carácter psicológico con el fin de solucionar esta
problemática, demostrándose la necesidad de la interacción e influencias de
diversos factores, para obtener un resultado eficaz en la prevención del
tabaquismo, debemos atacar a este desde diversos frentes, para lograr una
sociedad libre de adicciones y que goce de plena salud. Muestra de esto y de
cierto avance al respecto es la Ley promulgada y aprobada por el Gobierno de
nuestro país, que prohíbe la práctica de fumar en establecimientos cerrados en
los distintos centros laborales, en los centros educacionales y de salud, así
como también en transportes de pasajeros y centros públicos cerrados donde se
encuentre el personal agrupado. Siempre protegiendo a aquellos que no fuman y se
convierten en fumadores pasivos por aquellos que no tienen escrúpulos para
afectar a los demás.

Martí y la educación de los adolescentes y jóvenes.
Nuestro apóstol le ofrece su merecida importancia a la educación de todos, y
aboga por la importancia del conocimiento en general, el cual le resulta al
individuo lejos de una carga una luz para salir a delante en la vida, para
resolver las problemáticas en su recorrido por los caminos de la vida. Al
respecto dijo: ?El que sabe más vale más. Saber es tener. La moneda se funde, y
el saber no. Los bonos, o el papel moneda, valen más o menos, o nada: el saber
siempre vale lo mismo, y siempre mucho. Un rico necesita de sus monedas para
vivir, y pueden perdérsele, y ya no tiene modo de vida. Un hombre instruido vive
de su ciencia, y como la lleva en sí, no se le pierde, y su existencia es fácil
y segura.?(3)

La educación de todos es lo más importante para el proceso revolucionario
cubano, pues lo considera de vital importancia para el conocimiento de todo el
pueblo, ara que luego conozca por que luchar, los objetivos de lucha de la
Batalla de Ideas que se lleva a cabo por más de 40 años contra el enemigo del
norte, el imperialismo norteamericano. La educación, la escuela, debe responder
ante todo a las exigencias del mundo de hoy, de las dificultades y los retos que
se nos exigen. Lo esclarece en sus palabras el maestro: ?A mundo nuevo
corresponde Universidad nueva. A nuevas ciencias que todo lo invaden, reforman y
minan, nuevas cátedras.

Es criminal el divorcio entre la educación que se recibe en una época, y la
época. Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que la ha
antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en
que vive: es ponerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo
debajo de su tiempo, con lo que no podría salir a flote; es preparar al hombre
para la vida.? ?La Educación, pues, no es más que esto: la habilitación de los
hombres para obtener con desahogo y honradez los medios de vida indispensables
en el tiempo en que existen, sin rebajar por eso las aspiraciones delicadas,
superiores y espirituales de la mejor parte del ser humano.?

Los adolescentes y jóvenes, a esas edades no su único compromiso consigo mismos,
con sus familiares y con su patria es precisamente el estudio, la dedicación a
su instrucción y educación. Para que cuando crezca pueda ser útil a todos por
sus conocimientos de diferentes temas y ciencias, a demás de tener valores y
sentimientos positivos, de buen hombre. ?El fin de la educación no es hacer al
hombre nulo, por el desdén o el acomodo imposible al país en que ha de vivir;
sino prepararlo para vivir bueno y útil en él.?

?La educación es como un árbol: se siembra una semilla y se abre en muchas
ramas. Sea la gratitud del pueblo que se educa árbol protector, en las
tempestades y las lluvias, de los hombres que hoy les hace tanto bien. ?

?El pueblo más feliz es el que tenga mejor educandos a sus hijos en la
instrucción del pensamiento, y en la dirección de los sentimientos. Un pueblo
virtuoso vivirá más feliz y más rico que otro lleno de vicios, y se defenderá
mejor de todo ataque.?(7) Como hace referencia a las potencialidades del pueblo
una vez que es culto y que conoce, que está instruido y educado, con valores y
sentimientos propios, es un pueblo este valioso, capaz de enfrentar cualquier
vicisitud.

A través de estos pasajes del apóstol, podemos reflexionar y dar diversos
criterios al respecto, todos en función de la grandísima obra dejada por José
Martí en relación a la educación, como lo demuestra incluso el ideario
pedagógico, que recopila artículos y textos de esta temática. Solo estamos
estableciendo una pequeña correlación del pensamiento del maestro con el uso del
tabaco y lo perjudicial de este para la salud de todos, y de cómo influyó en la
educación de los jóvenes y adolescentes preferentemente, a partir de la
instrucción de diversos contenidos científicos y de la necesidad de
desarrollarse en ellos la espiritualidad, los valores, los sentimientos
positivos que tanto necesita el ser humano para vivir en armonía y felicidad. En
manos de la educación, de miles de maestros está depositada la sagrada obra de
lograr en todos una Cultura General Integral, alejada de los hábitos tóxicos, de
las adicciones y de los vicios que corrompen al hombre; sino en una salud plena,
fortificante física y mentalmente.

Muchos pensadores de nuestra historia dieron criterios a cerca de la educación,
sobre todo de la necesidad de educar e instruir a las nuevas generaciones para
que estas defiendan nuestra historia, la que somos capaces de escribir nosotros
los cubanos. Una historia sin manchas, con heroicidad y valentía.

CONCLUSIONES
En nuestros días, enfrascados en una lucha constante por la paz mundial, contra
los que quieren imponer un modelo desigual y unipolar, más que nunca el
pensamiento del maestro José Martí está vigente. Está vigente de3sde diversos
horizontes, desde diversas temáticas; una de ellas es la educación del ser
humano. En nuestro tiempo se lleva acabo la 3ra. Revolución Educación, llena de
cambios y transformaciones positivos en la enseñanza, que tienen como objetivo
el logro de una Cultura general Integral en todos y lejos de las adicciones que
obstaculiza la salud de los individuos.

Se lucha para que todos los adolescentes y jóvenes desarrollen una adecuada
Capacidad de Organización de la Vida, que sean capaces de elaborar proyectos de
vida futura a partir de las aspiraciones en busca de sólidas metas. Esto en
correspondencia con el cuidado de su salud, es decir, alejados sobre todo de las
adicciones, en especial, del tabaquismo.

Para esto se nos dio la posibilidad de apoyarnos en el pensamiento martiano,
para de otra forma concretar en la vigencia de ese pensamiento que proporciona
criterios y reflexiones en el cuidado de la salud, reflejado lo perjudicial del
tabaco en su época; donde hoy se ha descubierto gracias al desarrollo de la
ciencia y la técnica mayores males como resultados de esta práctica. Se dirige
el maestro preferentemente a los adolescentes y jóvenes, que son los más
vulnerables al uso del tabaco, por las características de su personalidad en
desarrollo, capaces de copiar modos de actuación que reafirmen sus deseos de ser
por fin adultos.

Nuestros esfuerzos y el de las instituciones de salud y educacionales, se
dirigen a aminorar o eliminar estas prácticas. Este artículo tiene como objetivo
que se conozca a cerca de las de las características e importancia de la
Capacidad de Organización de la Vida para los individuos, las características
del tabaquismo y los aspectos psicológicos del adicto y los aportes del
pensamiento martiano a la educación y en contra del tabaquismo. El contenido que
está en él, se puede utilizar para desarrollar determinadas actividades con los
estudiantes, persiguiendo que se conozca esta faceta del apóstol y lo
relacionado a lo perjudicial del tabaco para todos. Puede ser un material de
consulta al respecto por los profesores y los propios estudiantes.

BIBLIOGRAFÍA
1. Abuljanova-Slavskaia, K.A. .(1980): ?La correlación entre lo individual y lo
social como principio metodológico de la psicología de la personalidad?. En:
roblemas teóricos de la psicología de la personalidad. La Habana, Ed. Pueblo y
Educación.
2. ______________________. (1989): ?La personalidad en la actividad vital. La
actividad y la comunicación?. En: Temas de la actividad y la comunicación. La
Habana, Ed. Ciencias Sociales.
3. Alpizar, C. R. (1990.) Traducción y terminología científica en Cuba: estado
actual y algunas perspectivas. Ed. Científico ? Técnico. La Habana, p. 103.
4. Baxter Esther. (1996). La formación de valores en las nuevas generaciones.
Editorial de Ciencias Sociales. La Habana.
5. Bozhovich, L. (1976) La personalidad y su formación en la edad infantil.
Editorial Pueblo y Educación. La Habana.
6. Bratus, B.S y González, F. (1982b): La tendencia orientadora de la
personalidad y las formaciones del sentido. En: Algunas cuestiones teóricas y
metodológicas en el estudio de la personalidad. La Habana, Ed. Pueblo y
Educación.
7. Chacón Arteaga, Nancy. (1995). La formación de valores morales, retos y
perspectivas. Centro Nacional de Documentación Pedagógica. La Habana.
8. ___________________. (1992.) Los valores universales en el contexto de los
problemas globales de la humanidad. Instituto de Filosofía. La Habana,
9. Chesnokova, I.I. (1980): Autoconciencia de la personalidad. En: Problemas
teóricos de la psicología de la personalidad. La Habana, Ed. Pueblo y Educación.

10. D?Angelo Hernández, O. (1984a): Personalidad y autorrealización. en
Psicología de la personalidad. La Habana, Ed. Ciencias Sociales.
11. ____________________. (1982): Las tendencias orientadoras de la personalidad
y los proyectos de vida futura del individuo. En: Algunas cuestiones teóricas y
metodológicas en el estudio de la personalidad. La Habana, Ed. Pueblo y
Educación.
12. ____________________. (1986): La formación de los proyectos de vida del
individuo. En: Revista Cubana de Psicología. Vol. III, # 2.
13. ____________________. (1983): Proyectos de vida y autorrealización de la
personalidad en el socialismo. Revista Universidad de la Habana, no. 221.
14. __________________. (1997): PROVIDA. Autorrealización de la personalidad. La
Habana, Ed. Academia
15. __________________. (1997a): Proyecto de vida y autorrealización de la
personalidad. PROVIDA II. CIPS/CITMA.
16. Fabelo, José Ramón y otros. (1996.) La formación de valores en las nuevas
generaciones. Una campaña de espiritualidad y de conciencia. Editorial Ciencias
sociales. La Habana.
17. González, Fernando Y Albertina Mitjans. (1989.) La personalidad, su
educación y desarrollo. Editorial Pueblo y educación. La Habana.
18. González, Osvaldo. (1999.) Paradojas de la globalización: aún estamos vivos.
En Revista Cuba Socialista. # 12.
19. Makken C. (1999.) La personalidad adictiva. México: Editorial Diene; p. 33.

20. Martínez Martínez, Osvaldo. (1999.) Marchando hacia la crisis global. En
Revista Cuba Socialista. No 15. La Habana.
21. Martí, J. (1975) Obras completas. Tomo 27. Nuestra América. Editorial de
Ciencias Sociales. La Habana.
22. Martí, J. (1975) Obras completas. Tomo 8. Nuestra América. Editorial de
Ciencias Sociales. La Habana, p. 460
23. Martí J. (1997.) Ideario Pedagógico, selección e introducción de Herminio
Almendros. La habana, Editorial Pueblo y Educación,
24. Repilado, R. (1977) En dos temas de redacción. Instituto cubano del libro.
La Habana, p. 110 ? 115.
25. Valdés, R. (1999) Neoliberalismo contra humanismo. En Revista Cuba
Socialista. No 12.
26. Zaldívar D. (2001) La intervención psicológica. Michoacán, México. Editorial
IMCDF.
AUTOR
Lic. Geilert de la Peña Consuegra. Profesor Instructor.
Institución: ISPH ?José de la luz y Caballero?
Sede Universitaria pedagógica Antilla
AVE. José Martí # 1. Telef.: 88 8327.
País: Cuba
E-MAIL: geilert@hlg.rimed.cu

Entradas relacionadas

  • Adiccion a Internet
  • Indice 023
  • Fibromialgia una problematica actual ppt
  • Identificacion de la problematica mediante Pareto e…
  • La Problematica del Certificado de Deposito en el Peru…
  • Problematica del desplazamiento interno y el desempleo…
  • Problematica de la enfermedad hipertensiva en el embarazo…
  • La Problematica Pensionaria en el Peru y la Defensa…