Inicio - Educacion

La Motivacion

La Motivacion

RESUMEN.

La motivación representa un aspecto
importante para el aprendizaje de cualquier individuo, la cual tiene el propósito
de lograr en el alumno el mayor interés por sus actividades a través de la
recompensa o el castigo, investigación que se puede obtener mediante la
observación en la conducta del niño por medio de un método cualitativo o
cuantitativo. Aunque muchos investigadores piensan que ofrecer una recompensa al
alumno por realizar su actividad de aprendizaje es positivo, se cree que existe
la posibilidad de efectos adversos. Por ejemplo se ha dicho que en esa
circunstancia el niño no estudiará por aprender sino por obtener la recompensa
ofrecida. En esta reseña se presentan algunas definiciones de la motivación,
dadas por diferentes científicos, con una breve descripción 
histórica de la misma.
Palabras claves: Educación
Matemática. Motivación. Interés, Recompensa. Castigo.
 

INTRODUCCIÓN.

La motivación escolar en el
aprendizaje del niño, juega un papel importante en el desarrollo y logro de una
meta, ya sea a nivel social o personal.
Según Piaget (1896 ?1980),
Se interesa en averiguar cómo los cambios en el comportamiento del niño
reflejan cambios en el pensamiento, originando una creciente habilidad para
adquirir y usar el conocimiento acerca del mundo. Él sostiene que el desarrollo
cognoscitivo ocurre en una serie de etapa, y que todas las personas atraviesan
la misma etapa en el mismo orden. Para Piaget el conocimiento no es absorbido
pasivamente del ambiente, no es procesado en la mente del niño, ni brota cuando
el madura, sino que es construido por el niño, a través de la interacción de
su estructuras mentales con el ambiente.
Referente a lo anterior expuesto por
Piaget, su teoría tiene gran importancia en cuanto a que el niño desarrolla su
conocimiento por medio de las actividades adquiridas en el mundo que lo redea,
pero no se puede pretender que todos alcancen el mismo desarrollo cognoscitivo
en cada una de las etapas señaladas, ya que el desenvolvimiento y desarrollo
cognoscitivo del niño, dependen de diferentes factores tales como: la
alimentación, la sociedad, el interés, el ente reforzador y otros.
Según Vygotsky (1896 ?
1934), Considera el conocimiento como un proceso de interacción entre el sujeto
y el medio, pero el medio entendido social y culturalmente, no sólo físico. Él
determina el aprendizaje asociativo como insuficiente y que hay dos funciones
mentales:  una interior con la cual
el niño nace (genéticamente), y otra superior, que es la interacción del niño
con la sociedad, transformándose en social y después en individual. Vygotsky
plantea que a mayor interacción social es mayor el conocimiento; la actividad
que propone es una actividad cultural determinada y contextualizada, es el nivel
de desarrollo cognitivo el que está condicionado por el aprendizaje.
En consecuencia Vygotsky , fomenta
en su teoría una gran realidad, ya que a medida que el niño va adquiriendo
conocimientos a través del aprendizaje, el medio social y cultural, su parte
cognoscitiva va en aumento, desarrollándose a un nivel que no se puede medir.
En general, la motivación forma
parte en el desarrollo cognoscitiva del individuo y que a través de la motivación
con el medio y la formación genética que trae el niño, obtiene las
herramientas necesarias para su desarrollo intelectual, social y físico.
 

MOTIVACIÓN.

           
El término motivación se deriva del
verbo latino movere, que significa ? moverse ?, ? poner en movimiento ?
o ? estar listo para la acción ?.
           
Según Woolfol (1990; 326); ? la
motivación se define usualmente como algo que energiza y dirige la conducta?.
           
En el plano pedagógico motivación
significa proporcionar motivos, es decir, estimular la voluntad de aprender.
Las
corrientes científicas definen la motivación como el Conjunto de procesos
implicados en la activación, dirección y persistencia de la conducta.
 

Esta
definición aún pareciendo sencilla, trata un fenómeno bastante complejo y
colindante con una serie de conceptos como: Interés, Actitud, Aspiración,
Rendimiento, etc., con los que está íntimamente ligado y se les llega a
confundir. De hecho, esos conceptos son utilizados como medida indirecta y veces
directa, de la motivación. (Cuánto más rinde un alumno ¿más motivado está?).
 

La
motivación no es una variable observable directamente, sino que tenemos que
inferirla de manifestaciones externas de la conducta de nuestros alumnos y aquí
es donde puede haber problemas. Un alumno quieto y callado al final de la clase
significa o puede ser interpretado de formas muy distintas según el profesor:
para uno significa que está atendiendo muy concentrado, mientras que otro
profesor interpreta que está distraído y pensando en otra cosa. Además
debemos tener en cuenta que la motivación es uno más, nunca el único, entre
los múltiples determinantes de la conducta de nuestros alumnos, al igual que se
debe tener en cuenta que no hay una sola teoría que explique globalmente toda
la conducta académica.
 

           
El papel del docente en el ámbito de la motivación se centrará en
inducir motivos en sus alumnos en lo que respecta a sus aprendizaje y
comportamientos para aplicarlos de manera voluntaria a los trabajos de clase,
dando significado a las tareas escolares y proveyéndolas de un fin determinado,
de manera tal que los alumnos desarrollen un verdadero gusto por la actividad
escolar y comprenda su utilidad personal y social.
La motivación escolar es un proceso
general por el cual se inicia y dirige una conducta hacia el logro de una meta.
Este proceso
involucra variables
tanto cognitivas como afectivas : cognitivas en cuanto a las habilidades de
pensamiento y conductas instrumentales para alcanzar las metas propuestas ;
afectivas, en tanto que comprende elementos como la autovaloración, auto
concepto…
Ambas variables
actúan en interacción a fin de complementarse y hacer eficiente la motivación,
proceso
que va de la mano de otro, esencial dentro del ámbito escolar : el
aprendizaje
.
Dentro del estudio de variables
motivacionales afectivas, las teorías de la motivación , y en particular el
modelo de autovaloración de Covington, postulan que la valoración propia que
un estudiante realiza se ve afectada por elementos como el rendimiento escolar y
la auto percepción de habilidad y de esfuerzo.
Entre ellos, la auto percepción de
habilidad es el elemento central, debido a que, en primer lugar, existe una
tendencia en los individuos por mantener alta su imagen,
estima o valor, que en el ámbito escolar significa mantener un concepto
de habilidad elevado ; y en segundo lugar, el valor que el propio
estudiante se asigna es el principal activador del logro de la conducta, el eje
de un proceso de autodefinición y el mayor ingrediente para alcanzar el éxito.
Esta autovaloración se da a partir
de determinado desarrollo
cognitivo. Esto es, auto percibirse como hábil o esforzado es sinónimo para
los niños ; poner mucho esfuerzo es ser listo, y se asocia con el hecho de
ser hábil. La razón se basa en que su capacidad de procesamiento, aún en desarrollo,
no les permite manejar un control
personal
ni valorar las causas de éxito o fracaso, y por tanto establecer relaciones
casuales.
En los niveles medio superior y
superior, habilidad y esfuerzo no son sino sinónimos ; el esfuerzo no
garantiza un éxito, y la habilidad empieza a cobrar mayor importancia. Esto se
debe a cierta capacidad cognitiva que le permite al sujeto hacer una elaboración
mental de las implicaciones casuales que tiene el manejo de las auto
percepciones de habilidad y esfuerzo. Dichas auto percepciones, si bien son
complementarias, no presentan el mismo peso para el estudiante; de acuerdo con
el modelo, percibirse como hábil (capaz) es el elemento central.
En este sentido, en el contexto
escolar los profesores valoran más el esfuerzo que la habilidad. En otras
palabras, mientras un estudiante espera ser reconocido por su capacidad (que es
importante para su estima), en el salón de clases se reconoce su esfuerzo.
 

    
De lo anterior se derivan tres tipos de estudiantes:

1.                
Los orientados al dominio.
Sujetos que tienen éxito escolar, se consideran capaces, presentan alta
motivación de logro y muestran confianza en si\’ mismos.
2.                
Los que aceptan el fracaso. Sujetos derrotistas que presentan una imagen
propia deteriorada y manifiestan un sentimiento de desesperanza aprendido, es
decir que han aprendido que el control
sobre el ambiente
es sumamente difícil o imposible, y por lo tanto renuncian al esfuerzo.
3.                
Los que evitan el fracaso. Aquellos estudiantes que carecen de un firme
sentido de aptitud y autoestima
y ponen poco esfuerzo en su desempeño; para "proteger" su imagen
ante un posible fracaso, recurren a estrategias
como la participación mínima en el salón de clases, retraso en la realización
de una tarea, trampas en los exámenes, etc. Este tipo de estudiante se abordará
más adelante.
El juego
de valores
habilidad / esfuerzo empieza a ser riesgoso para los alumnos, ya que si tienen
éxito, decir que se invirtió\’ poco o nada de esfuerzo implica brillantez, esto
es, se es muy hábil. Cuando se invierte mucho esfuerzo no se ve el verdadero
nivel de habilidad, de tal forma que esto no amenaza la estima o valor como
estudiante. En este caso el sentimiento de orgullo y la satisfacción son
grandes.
Esto significa que en una situación
de éxito, las auto percepciones de habilidad y esfuerzo no perjudican ni dañan
la estima ni el valor que el profesor otorga. Sin embargo, cuando la situación
es de fracaso, las cosas cambian. Decir que se invirtió\’ gran esfuerzo implica
poseer poca habilidad, lo que genera un sentimiento de humillación. Así\’, el
esfuerzo empieza a convertirse en un arma de doble filo y en una amenaza para
los estudiantes, ya que éstos deben esforzarse para evitar la desaprobación
del profesor, pero no demasiado, porque en caso de fracaso, sufren un
sentimiento de humillación e inhabilidad.
Dado que una situación de fracaso
pone en duda su capacidad, es decir, su autovaloración, algunos estudiantes
evitan este riesgo,
y para ello emplean ciertas estrategias como la excusa y manipulación del
esfuerzo, con el propósito de desviar la implicación de inhabilidad.
 

Como se había mencionado,
algunas de estas estrategias
pueden ser:

•                
tener una participación mínima en el salón de clases (no se fracasa
pero tampoco se sobresale)
•                
demorar la realización de una tarea (el sujeto que estudia una noche
antes del examen
•                
en caso de fracaso, éste se atribuye a falta de tiempo
y no de capacidad)
•                
no hacer ni el intento de realizar la tarea (el fracaso produce menos
pena porque esto no es sinónimo de incapacidad)
•                
el sobreesfuerzo, el copiar en los exámenes y la preferencia de tareas
muy difíciles (si se fracasa, no estuvo bajo el control del sujeto)
•                
muy fáciles (de tal manera que aseguren el éxito).
•                
En otras palabras, se fracasa con "honor" por la ley
del mínimo esfuerzo.
El empleo desmedido de estas
estrategias trae como consecuencia un deterioro en el aprendizaje, se esta\’
propenso a fracasar y se terminara\’ haciéndolo tarde o temprano.
           
La motivación escolar no es una técnica
o método de enseñanza particular, sino un factor cognitivo-afectivo presente
en todo acto de aprendizaje y en todo procedimiento pedagógico, ya sea de
manera explicita o implícita.
           
El manejo de la motivación en el aula
supone que el docente y sus estudiantes comprendan que existe interdependencia
entre los siguientes factores:
v               
Las características y demandas de la tarea o actividad escolar.
v               
Las metas o propósitos que se establecen para tal actividad.
v               
El fin que se busca con su realización.
La motivación para el
aprendizaje es un fenómeno muy complejo, condicionado por aspectos como los
siguientes:

§                   
La posibilidad real que el alumno tenga de conseguir las metas que se
propone y la perspectiva asumida al estudiar.
§                   
Que el alumno sepa cómo actuar, qué proceso de aprendizaje seguir para
afrontar con éxito las tareas y problemas que se les presentan.
§                   
Los conocimientos e ideas previas que el alumno posee de los contenidos
curriculares por aprender, de su significado y utilidad, así como las
estrategias que debe emplear.
§                   
El contexto que define la situación misma de enseñanza, en particular
los mensajes que recibe el alumno por parte del profesor y sus compañeros, la
organización de la actividad escolar y las formas de evaluación del
aprendizaje.
§                   
Los comportamientos y valores que el profesor modela en los alumnos, los
cuales pueden facilitar o inhibir el interés de éstos por el aprendizaje.
§                   
El empleo de una serie de principios motivacionales que el docente puede
utilizar en el diseño y conducción del proceso de enseñanza.
Tradicionalmente la motivación se
divide en dos clases: motivación intrínseca y motivación extrínseca.
 La
motivación intrínseca se centra en la tarea misma y en la satisfacción
personal que representa enfrentarla con éxito.
La motivación extrínseca, por su
parte, depende más bien de lo que digan o hagan los demás respecto a la
actuación del alumno, o de lo que éste obtenga como consecuencia tangible de
su aprendiza.
De Charms ( 1984), son dos las
condiciones que deben darse para que produzca en un individuo la motivación
intrínseca hacia la realización de una tarea:
1.                
Que la realización de la tarea sea ocasión para percibir o experimentar
que se es competente.
2.                
Que se dé la experiencia de autonomía: que el sujeto sienta que ejerce
control sobre su entorno y su propia conducta.
Para
motivar intrínsecamente a los alumnos, hay que lograr:

•                  
Que den más valor al hecho de aprender que al de tener éxito o fracaso.
•                  
Que consideren a la inteligencia y a las habilidades de estudio como algo
modificable, y no como inmutable.
•                  
Que centre más su atención en la experiencia de aprender que en las
recompensa externa.
•                  
Facilitar su autonomía y control a través de mostrar la relevancia y
significatividad de las tareas.
La motivación escolar y sus
efectos en el aprendizaje:

La motivación es la que induce al
maestro (a) llevar  a la práctica
una acción, es decir , estimular en sus alumnos (as) la voluntad de aprender y
hacer que estos (as) apliquen comportamiento voluntario en la realización de
los trabajos en la clase.
La motivación condiciona la forma
de pensar del (la) alumno (a) y afirmar en ellos (as) el tipo de aprendizaje
resultante.
Uno
de los principios para la organización motivadora que puede ser aplicado por
los (as) maestros (as) en el aula son:
1.                
La forma de presentar y estructurar las tareas.
2.                
El modo de realizar la actividad.
3.                
El manejo de los mensajes que da el (la) maestro (a) a sus alumnos (as).
4.                
El modelado que el (la) maestro (a) hace al afrontar las tareas y valorar
los resultados.
Modelos:
Conductista y cognitivo.
Diferencias
significativas entre Conductismo / Asociacionismo y Cognitivismo en cuanto a la
motivación se refiere. 

 

CONDUCTISMO /
ASOCIACIONISMO

COGNITIVISMO

Teoría economicista 
E -> R  El estímulo
dispara la respuesta inmediatamente.

Teoría más global 
E -> O -> R  El
estímulo dispara una serie de mecanismos internos (O) que mediatizan la
respuesta.

Experimentación con
animales.

Experimentación con
humanos.

Interesa sólo el Producto.

Interesa el Proceso.

Visión hedonista del
hombre: la búsqueda de placer y la huida del dolor es lo que mueve
fundamentalmente la conducta del alumno.

Visión más global. Carácter
propositivo de la conducta humana: entran en juego las Expectativas.

Promueven la MOTIVACIÓN
EXTRÍNSECA

Promueven la MOTIVACIÓN
INTRÍNSECA.

 

 

Enfoques:
Conductista y Cognitivo.

 

Las
diferencias entre los enfoques conductista y cognitivo sobre la motivación se
han ido acercando de manera gradual conforme los conductista han ampliado su
lista con reforzadores, como la curiosidad o la competencia. Aunque de forma
general los conductista siguen poniendo mayor énfasis en las recompensas EXTERNAS,
mientras que las teorías cognitivas se centran más en las recompensas INTERNAS
y en los procesos cognitivos relacionados.
Es
decir, para la teoría conductista el estudio es una actividad que sirve para
conseguir recompensas y premios – superar un curso o acceder a otro cuerpo,
escala y especialidad de las FAS- o evitar sanciones; mientras que para las teorías
cognitivas el alumno hace las tareas por la recompensa interna que produce la
actividad en sí misma (interés, curiosidad, deseo de ser un buen profesional).
 

Ahora
bien y sin minusvalorar la fuerza que tienen premios y castigos en educación,
el alumno que aprende sólo por estos motivos, está viendo reducida su
capacidad de aprender y acabará seguramente adoptando una actitud pasiva en su
aprendizaje ya que en realidad no le interesa aprender por aprender, sino que sólo
busca las consecuencias del aprendizaje: el premio.
Enfoque
conductista: Medidas Motivadoras.

Con
ánimo de simplificar se podría afirmar que motivar a los alumnos para el
conductismo queda reducido a la simple cuestión de manipular PREMIOS y
CASTIGOS.
Vistas
así las cosas, las medidas motivadoras en el ámbito escolar pueden dividirse
en dos grandes grupos. Por un lado, aquellas que refuerzan (premian) las
conductas deseables del alumno, y por otro lado, aquellas que tratan de
extinguir (hacer desaparecer) o debilitar las conductas indeseables de nuestros
alumnos. Veámoslo muy brevemente:
 

 

¿Cómo
aumentar las conductas deseables del alumno en el aula?:
Haciendo
uso del premio. Esta técnica es de las más fáciles de usar en el campo
educativo. Entendemos como premio cualquier cosa que el alumno recibe con
agrado: una sonrisa amable, una mirada de simpatía, una alabanza verbal o por
escrito, el reconocimiento público o privado, una mención en la Orden, etc.
Para
que el premio sea verdaderamente eficaz deberíamos:

•                   
No dejar transcurrir mucho tiempo entre la buena acción y la
recompensa.
•                   
Que esté bien definida y concreta: no premiar por hacerlo bien,
sino por contestar bien 8 cuestiones.
•                   
La economía de fichas. La ficha es algo simbólico que el alumno
usa, al igual que las monedas para comprar algo. Es el Cuadro de Honor que da
ciertas ventajas referente a horas de salida, permisos, etc.
•                   
El moldeamiento. Consiste en ir premiando los pasos que se
aproximan a la conducta que queremos conseguir. P. e. con el alumno tímido, al
principio trataríamos de ir premiando cualquier gesto que haga por mínimo que
sea que se aproxime a la participación en clase. Un leve indicio de levantar la
mano será usado para animarle a participar, procurando que sea exitosa para
aumentar la probabilidad de que vuelva a intentarlo

¿Cómo
disminuir o extinguir las conductas no deseables de los alumnos?:
•                   
Reforzando conductas incompatibles. Si queremos que un
alumno bullicioso deje de serlo es mejor premiarlo (felicitarlo) por estar
quieto, que castigarle por no estarlo. Es mejor y más eficaz el refuerzo
positivo que el negativo.
•                   
Usando el castigo. A pesar de todos los inconvenientes que tiene
el castigo es necesario recurrir a él cuando se traspasan de forma clara
ciertas normas asumidas y aceptadas por todos.
No
obstante conviene tener en cuenta ciertas recomendaciones para aumentar la
efectividad del castigo:

•                   
Usar siempre el más suave (para evitar sensación de revancha).
•                   
Aplicarlo inmediatamente y con criterios claros para evitar
confusiones sobre qué es lo que se castiga.
•                   
Asegurarse de que el castigo no es en realidad un premio. P. e.,
el alumno que está buscando ser expulsado de clase y al final lo consigue.
•                   
Emplearlo con todos y siempre que se den las mismas
circunstancias.

Enfoque
Cognitivo:  Teorías sobre Motivación
Escolar.

Frente
a la concepción hedonista del ser humano, búsqueda del placer y huida del
dolor, de la teoría conductista, la orientación cognitiva defiende el carácter
propositivo de la conducta humana, entrando en juego un elemento no tenido en
cuenta como son las Expectativas que median entre el alumno y su conducta
(expectativa de eficacia) o entre su conducta y los resultados (expectativa de
resultados).P. e., un alumno puede estar seguro de que si estudia 3 horas
diarias aprobará el curso (expectativa de resultados), pero, sin embargo, no
tener seguridad de ser capaz de llevar a cabo ese estudio durante 3 horas
diarias (expectativa de eficacia).
Además
no podemos olvidar que también influyen determinantemente las Expectativas de
los demás (profesor y resto de los alumnos).
Vistas
así las cosas, la motivación así entendida no es una variable aislada, sino
que está asociada a factores personales de tipo afectivo, cognitivo o de
personalidad y/o a factores sociales. La mayoría de las teorías que hay sobre
motivación escolar se centran en alguno de estos factores, dado que no hay una
teoría global que lo explique todo. No todas la teorías en vigor serán motivo
de nuestra atención por razones obvias de espacio y tiempo, pero sí
intentaremos describir aquellas teorías que más aportaciones y cuerpo de
doctrina a nuestro entender han proporcionado al ámbito académico.
 

Son
las siguientes:
•                   
Jerarquía de necesidades.
•                   
Motivación de logro.
•                   
Teoría de la competencia y tipos de metas.
•                   
Atribución causal.
•                   
Comparación social.
Jerarquía
de necesidades de Maslow.

Este
modelo motivacional de Maslow es interesante en tanto que parece poner de
acuerdo a ambas corrientes: conductista y cognitiva, en un aspecto fundamental:
para interesarse en satisfacer necesidades de orden superior es necesario tener
satisfechas las de orden inferior.
 

Básicamente
y hablando en términos pedagógicos, Maslow viene a decirnos que para que un
alumno esté motivado para aprender, antes debe tener satisfechas una serie de
necesidades básicas, dado que las necesidades están organizadas en forma de
pirámide, cuya base está formada por las necesidades de orden fisiológico
(comida, bebida, refugio, etc) y en la cúspide las necesidades de orden
superior como la auto-realización.
 

Además,
y esto es importante, están organizadas de forma jerárquica de tal suerte que
para satisfacer una determinada necesidad hay que tener satisfechas aquellas de
orden inferior que están por debajo en la pirámide. P. e., si un alumno se
siente rechazado por el grupo / clase, posiblemente quede anclado en la
necesidad de PERTENENCIA / AFECTO sin poder ocuparse de satisfacer las
necesidades de AUTOESTIMA / PRESTIGIO que podría obtener con las tareas académicas.
 

Las
implicaciones que esta teoría tiene para el profesor quedan patentes en la
necesidad de que a la hora de interpretar el rendimiento de un alumno tengamos
en cuenta una serie de situaciones que pueden dejarle anclado en necesidades de
tipo inferior, como son, a modo de ejemplo:
•                   
El rechazo, bien sea del grupo, de la clase o del profesor.
•                   
La inestabilidad familiar (familia cuyos padres o él mismo están
en proceso de divorcio).
•                   
La inseguridad familiar en el trabajo (padres en el paro).
•                   
La baja autoestima.
Estos
hechos, comprobables por parte del profesor con una consulta a su tutor, pueden
darnos las claves por las cuales algunos alumnos nunca parecen rendir lo que se
espera de ellos. No hay que darse por satisfecho con una explicación simplista
del tipo son vagos.
Motivación
por el logro.

La
motivación de logro es una teoría global que sobre motivación fue formulada
por R. Atkinson en 1964.
De
acuerdo con esta teoría, la fuerza motivadora de un alumno por conseguir un
objetivo académico viene determinada por dos fuerzas, en cierto modo
contrapuestas, pero que son vistas como factores de la personalidad del alumno y
que son relativamente estables:
•                   
Por un lado la tendencia a tratar de conseguir éxito en las
tareas académicas. Deseo lograrlo.
•                   
Por otro, la fuerza tendente a evitar el fracaso. No deseo fallar
Como
profesores, todos conocemos a esos alumnos que siempre están dispuestos a salir
a la palestra y observamos la satisfacción con la que vuelven a su sitio cuando
han resuelto satisfactoriamente el problema. Este tipo de alumnos buscan
experimentar el orgullo y la satisfacción que sigue al ÉXITO. Las características
más comunes de este tipo de alumnos son:
•                   
Desean saber en todo momento, solicitando información de cómo lo
están haciendo (puesto en la escalilla que podrían estar ocupando).
•                   
Prefieren un premio grande y a muy largo plazo que pequeños
premios a corto (quedar de los primeros de promoción es lo más importante).
•                   
Tienen preparadas sus metas y pasos a dar de una forma meticulosa
(qué curso hacer, porque puntúa más para cuando quieran hacer otro).
•                   
Selecciona a sus compañeros en función de lo expertos que sean
en un determinado tema (Fulanito es muy majo, porque sabe mucho de informática).
Pero
también conocemos a esos alumnos que nunca salen voluntarios aunque sea una
tarea fácil que saben hacer. Cuando pueden escoger entre dos opciones siempre
eligen la más sencilla. Evitan las tareas en las que tengan que competir y son
especialmente sensibles a la posibilidad de experimentar un fracaso que han de
evitar a toda costa. En definitiva tienen MIEDO AL FRACASO.
 

Esta
teoría parece obligar a los profesores a conocer a nuestros alumnos para tratar
de maximizar en ellos la motivación de logro. Han de hacer una crítica
constructiva, minimizando las razones del temor al fracaso, tratando de ayudar a
establecer objetivos desafiantes pero realistas, de forma que valoren más el
hecho de aprender que el hecho de tener éxito o de fracasar.
 

Así,
para los alumnos cuya motivación sea el conseguir éxito debe asignarles tareas
cada vez más difíciles, que supongan un reto, para tratar de mantenerles
interesados en ellas. Para este tipo de alumnos, a veces, una dosis moderada de
fracaso incrementa su motivación, el éxito fácil la disminuye.
 

Por
el contrario, con los alumnos miedosos de fracasar se les debe aumentar
progresivamente la dificultad de las tareas pero muy sutilmente de forma que
vayan perdiendo ese miedo. La mejor forma de hacerlo es aumentando las
posibilidades esperadas de tener éxito y con ello disminuyendo la posibilidad
de fracasar. Se necesita tener éxito para aumentar su motivación. La otra
alternativa será modificar características de su personalidad, lo cual parece
más difícil de conseguir.
 

CONCLUSIÓN.

La
motivación es un factor que induce la conducta del individuo, y amplía el
desarrollo cognitivo del individuo. Que por medio del método cualitativa como
la observación, se puede determinar si hay recompensa o castigo en las
actividades realizadas.
           
La motivación escolar, es un proceso
que depende del interés y el esfuerzo con que se presenta el individuo, para el
logro de las actividades,.
           
Si existe interés y esfuerzo por
parte del niño, el docente tiene la herramienta más importante, por lo tanto
debe tratar de mantenerlo, a través de reforzadores activos que logren la
efectividad en el proceso enseñanza aprendizaje.
           
La motivación, es tan importante ya
que sin ella la creatividad no tiene efecto, ya que el impulso, objetivo y
reforzador son los triples aspectos de la motivación.
           
La motivación nos hará personas
activas en el desarrollo del aprendizaje, para obtener buenos resultados en el
logro de las metas.
BIBLIOGRAFÍA.

–Beltan Llera, J. Para comprender
la psicología. Editorial Verbo Divino (Estella -Navarra) 1988.
–Birch y Veroff. La motivación :
un estudio de la acción. Editorial Marfil S.A. ( Alcoy – España)
1969.
–Campillo, J. Psicología de la educación. Editorial Magis. Esp.
–Compilación de Cesar Coll, Jesús
Palacios y Álvaro Marchesi. Desarrollo psicológico y educación II. Psicología de la educación. Alianza Editorial (psicológica). (Madrid)
1990.
–Child. D. Psicología para
docentes. Editorial Kapelusz.
–Frida Díaz Barrija Arceo y
Gerardo Hernández Roja. Estrategia Docente para un Aprendizaje significativo.
Serie Mc. Gran ? Hiel. Edición 2003.
–Hilgard. E.R. Introducción a la
psicología. Ediciones Morata S.A. (Madrid) 1975.
–María Antonia Manassero Mas y Ángel
Vázquez Alonso. Análisis Empírico de dos escalas de motivación escolar.
Universidad de las Islas Baleares (Spain).Volumen:3 
Número: 5-6.
–Mc Teer. Wilson. El ámbito de la
motivación (ambiental., fisiológica, mental y social). Editorial El Manual
Moderno S.A. (México)
1979.
–Nuttim, J. Teoría de la motivación
humana. Editorial Paidos
–Pinillos, J.L. Principios de
psicología. Alianza Editorial. (Madrid) 1975.
Taylor,
A y compañía. Introducción a la psicología. Manual.
Aprendizaje
Visor. 1984.
–Todt, E. La motivación. Biblioteca
de Psicología.
 

Autor: Lic. Esmeralda Mendoza

Enviado por: Prof. Cirilo Orozco-Moret

e-mail: cirilotampa@hotmail.com

UNIVERSIDAD DE CARABOBO

MAESTRÍA DE EDUCACIÓN MATEMÁTICA

Valencia.
Venezuela. Julio 2005

Entradas relacionadas

  • Motivacion ppt
  • Motivacion, rendimiento academico y laboral de los…
  • Motivacion y clima laboral en personal de entidades…
  • El arte, povera apoyo en la motivacion del menor …
  • App gratuita FCB Fitness consigue 15.000 descargas en una semana
  • Varios clubes de futbol europeos, hackeados
  • Factores motivacionales que influyen en la gestión de investigación universitaria?
  • Analisis de factores psicologicos en ninos y jovenes…