Inicio - Educacion

El proceso de ensenanza aprendizaje significativo …

El proceso de ensenanza aprendizaje significativo …

RESUMEN
La función de la educación parte de la asimilación de aprendizaje y se
convierte en promotora del desarrollo. De esta manera, es capaz de conducir a
los alumnos más allá de los niveles alcanzados en un momento determinado y
propicia la realización de aprendizajes que superen las metas ya logradas. Es
por ello que es, una meta fundamental de la educación, fomentar en los alumnos
estrategias para aprender por sí mismos y, de esta forma lograr aprendizajes
significativos.

La multiplicidad y la complejidad de los contenidos del aprendizaje responden a
la riqueza y la diversidad de la cultura, y como resultado del aprendizaje, los
seres humanos se apropian de los contenidos. En el presente trabajo realizamos
una valoración del aprendizaje significativo como una vía que propicia la
integración de los contenidos imprescindible en las ciencias médicas.

La disciplina Anatomía Humana está a la vanguardia en la vinculación básico
clínica, la motivación hacia la atención primaria de salud, la introducción de
los métodos activos de enseñanza aprendizaje y está inmersa en un serio trabajo
metodológico. Cuba, persigue perfeccionarse en materia de salud y educación para
brindar un profesional de la salud de excelencia, y este Diplomado en Educación
Médica Superior contribuye a esa formación, haciendo que los educadores tengan
una preparación pedagógica más sólida, con un enfoque más amplio de la educación
médica y mejor preparados para enfrentar la docencia, asumiendo los retos del
siglo XXI.

INTRODUCCIÓN
La construcción de una sociedad socialista plantea, como exigencia de primer
orden, la formación de un hombre con profundas convicciones, con una nueva
moral, que participe en la edificación de la sociedad a la que aspiramos crear.

La educación permite la transmisión de la cultura de una generación a otra, el
individuo entra en contacto con la experiencia humana y se apropia de ella. Es
un proceso social de formación, componente insustituible de cualquier sociedad
humana en el transcurso de toda su historia, acorde a los intereses dictados por
la clase dominante.

El panorama existente en Cuba en los últimos años ha estado caracterizado por
una constante preocupación por la educación integral de la personalidad de los
alumnos, como la vía capaz de preparar al hombre para la vida, de forma
multifacética. Esta lucha por la integralidad del individuo se ubica, en la
época actual, en la cúspide del proceso educacional, cuando el acceso al
conocimiento científico se convierte en la llave para la transformación de la
sociedad; entonces se renueva la encomienda social a la educación, que no es
otra que la de formar hombres y mujeres que dominen los frutos de la Revolución
Científico-Técnica y sean al mismo tiempo creadores. El modelo al que aspiramos
es el de una personalidad integral portadora de los más elevados valores, y
capacitada para enfrentarse a los desafíos del siglo XXI.

Las facultades de Ciencias médicas tienen el encargo social planteado a la
Educación Médica Superior de egresar un profesional en correspondencia con las
demandas sociales actuales, en el camino hacia la búsqueda de la excelencia en
los servicios médicos.

La Universidad médica y su el claustro deben estar comprometidos con la realidad
actual de la enseñaza medica superior y las demandas actuales lo que permitirán
darle solución a los problemas de salud y lograr la excelencia de los servicios
médicos.

?De ahí que la misión de la Universidad sea formar integralmente y para la vida
profesionales en Ciencias de Salud, producir conocimientos, desarrollar la
extensión universitaria y ejercer la rectoría metodológica de planes y programas
de estudio de Ciencias Médicas.? (1)

La experiencia cubana en Salud constituye sin dudas un verdadero modelo de
desarrollo de nuestra América. En su momento se confeccionaron planes de estudio
que condujeran a la formación de un egresado congruente con las necesidades de
salud, de modo que el futuro profesional adquiriera los conocimientos,
habilidades y valores que lo capaciten para desempeñar plenamente las funciones
que de el se esperan una vez egresado. Estos planes de estudio deben a Flexner
el inigualable mérito de haber sistematizado la formación científica de los
médicos mediante una organización curricular que concebía una sólida preparación
preclínica a través de los contenidos de las Ciencias Básicas (2) y es
precisamente la disciplina Anatomía Humana, una de las unidades curriculares
pertenecientes al ciclo básico a la que me voy a referir en este trabajo.

La forma en que educamos a nuestros estudiantes durante los dos primeros años de
la carrera en las facultades médicas están siendo objeto de transformación, y si
analizamos a la Disciplina Anatomía Humana al menos vista como es impartida en
nuestra facultad desde hace algún tiempo, se está rigiendo y ha hecho suyos
aportes del siglo XX en materia de educación médica como son: el modelo
biomédico clínico de Flexner (1910), el enfoque hacia la atención primaria de
salud ( Alma Atá, 1970) y la integración básico clínica ( ASFAME de EU, 1983)

En este contexto, la enseñanza de las Ciencias Básicas biomédicas se ha ido
complejizando progresivamente, debido en parte al enriquecimiento de los
conocimientos científicos en cada disciplina y la necesidad de interiorizar
conceptos de las Ciencias Básicas a pesar del énfasis creciente que tiene la
enseñanza de las habilidades clínicas. (3)

Si hacemos un recuento histórico las Ciencias Básicas y en particular la
Anatomía surge en la Antigüedad, posteriormente en la Edad Media ocurre un
estancamiento por problemas religiosos a lo que siguió un resurgir del interés
científico con un mayor desarrollo del conocimiento de las Ciencias Naturales en
el Renacimiento. A partir de ahí ha habido un incremento que lo denotan como
explosivo en los tiempos actuales.

Las asignaturas básicas específicas son el fundamento, la esencia misma de la
actuación del egresado y aunque la disciplina Anatomía Humana no tributa
directamente en el perfil del egresado, los objetivos generales educativos e
instructivos, basados en la determinación de los contenidos toman como
referencia final los problemas de salud incluidos en el modelo del profesional
(286 problemas de salud que el médico general básico debe resolver en la
comunidad)

La Anatomía Humana, como parte de las Ciencias Básicas se estudia por separado
al igual que el resto de los impartidos en el ciclo básico; el peso relativo de
cada uno de ellos con relación al total nos muestra algunos aspectos
trascendentes, tales como el acercamiento de la formación del estudiante a la
realidad social circundante, el nivel de profundidad teórica esencial de esa
formación, el desarrollo de sus cualidades más importantes de su personalidad,
entre otros, todo esto en correspondencia con los objetivos educativos.

La disciplina crea las bases necesarias y precedentes a disciplinas tanto del
ciclo básico que pueden estar impartiéndose de forma simultánea en los primeros
años de la carrera, como disciplinas del ciclo clínico para las que brinda las
herramientas indispensables para transitar de manera adecuada a lo largo de su
formación. Sin embargo pienso que se le pudiera achacar una alta carga docente,
hay determinados contenidos que son abordados con prolijidad y que pudieran ser
referidos de manera somera y así evitar el enciclopedismo, teniendo en
consideración las necesidades reales del futuro profesional.

Si pretendemos que el futuro profesional de la salud participe como sujeto de su
propia formación, que piense con rigor científico y que solucione problemas
creativamente, no debe perderse la oportunidad de comenzar a desarrollar esas
potencialidades desde el inicio de la carrera, en el curso de las ciencias
básicas, las cuales se prestan particularmente para iniciar ese proceso, por su
carácter académico y sistemático y las amplias posibilidades de vincularlas con
los aspectos clínicos, como elemento motivador y estimulante. La enseñanza de
las ciencias básicas se debe acercar cada vez más a la vida.

Es inherente a las ciencias básicas, si se conducen con un carácter formativo,
operar con las esencialidades de cada disciplina y desarrollar a plenitud los
procesos del pensamiento teórico, utilizando tanto modelos abstractos como son
la generalización de funciones metabólicas, la aplicación de modelos de acción
hormonal, etc., así como los modelos concretos propios de la experimentación en
las diferentes disciplinas, u otros vinculados a la labor profesional (modelos
de vinculación básico-clínica).

Si tenemos en cuenta que el aprendizaje es un proceso complejo que entraña
comprensión, asimilación y reestructuración, y que considera al alumno como un
procesador activo de la información y el aprendizaje significativo, aquel que
permite relacionar el nuevo material de aprendizaje con el aprendizaje
antecedente, de manera útil y con significación.

Este tipo de aprendizaje produce una retención más duradera de la información y
facilita asimilar nuevos conocimientos relacionándolos con los ya aprendidos, de
forma significativa. Es un proceso de aprendizaje en que se relaciona el nuevo
contenido con las ideas ya existentes en la estructura cognoscitiva de los
alumnos.

Por lo tanto ante la necesidad de transformar el proceso de enseñanza
aprendizaje en la Ciencias Básicas nos proponemos como Objetivo de este trabajo
caracterizar el aprendizaje significativo como una vía que permite la
asimilación y aplicación de los conocimientos de las ciencias básicas que
permita cumplir el encargo social planteado a la Educación Médica Superior de
egresar un profesional en correspondencia con las demandas sociales actuales.

DESARROLLO
La realidad cubana, desde la época colonial, recoge la oposición de grandes
pedagogos al aprendizaje memorístico y un voto por la enseñanza que activase las
facultades intelectuales. Entre los pedagogos de oposición podemos citar a Félix
Varela Morales (1788-1853), que siempre planteó, como función del maestro
?enseñar al hombre a pensar desde sus primeros años…? (4), y que puso todo su
empeño en demostrar que resultaba necesario dedicar, en cada clase, tiempo y
esfuerzo a las operaciones intelectuales.

En la actualidad, aunque los objetivos de la enseñanza apuntan hacia logros
superiores, no siempre se organiza el contenido de la enseñanza, ni se incluyen
estrategias didácticas que propicien un pensamiento reflexivo y crítico, de
manera tal que los alumnos puedan aplicar estrategias para aprender por sí
mismos. Esta problemática ocupa el interés de pedagogos, psicólogos y demás
personas que se sienten responsables de la preparación de las futuras
generaciones, en la formación de una concepción científica del mundo.

Según L .S Vigotsky, ?el aprendizaje es una actividad social, y no sólo un
proceso de realización individual como hasta el momento se había sostenido; una
actividad de producción y reproducción del conocimiento mediante la cual el niño
asimila los modos sociales de actividad y de interacción, y más tarde en la
escuela, además los fundamentos del conocimiento científico, bajo condiciones de
orientación e interacción social? (5).
David Ausubel plantea que ?aprender es una adquisición permanente de cuerpos
estables de conocimientos y de las capacidades necesarias para adquirir tales
conocimientos? (6).

Al analizar estas definiciones, nos percatamos que en todas se evidencia el
cambio, como un rasgo esencial del proceso de aprendizaje, en el que los alumnos
son sujetos de este proceso y pasan de un estado a otro, como resultado de la
interacción con la información. Concebido de esta manera, deja de ser un
aprendizaje reproductivo y mecánico, para convertirse en un proceso de búsqueda,
de cooperación, de integración, que promueve la construcción del conocimiento.
Coinciden estos autores en que es el aprendizaje un proceso de asimilación que
se da en la actividad como resultado de una constante interacción.

En nuestro país se ha definido el aprendizaje desde la primera mitad del Siglo
XX, momento en que se produjo un gran interés por esta categoría, a partir del
movimiento de la escuela nueva, de la cual Alfredo M. Aguayo, fue uno de sus
principales promotores. En nuestro trabajo de investigación nos adscribimos a la
definición que ofrece la especialista Doris Castellanos Simons y otros
especialistas, que plantean que ?el aprendizaje puede ser entendido como un
proceso dialéctico en el que, como resultado de la práctica, se producen cambios
relativamente duraderos y generalizables, y a través del cual el individuo se
apropia de los contenidos y la forma de pensar, sentir y actuar, construidas en
la experiencia socio-histórica, con el fin de adaptarse a la realidad y/o
transformarla ? (7).

Es mediante la educación, entendida en su más amplia acepción como la
transmisión de la cultura de una a otra generación, que el individuo entra en
contacto con la experiencia humana y se apropia de ella. El proceso de
aprendizaje permite el dominio progresivo de los objetos y sus usos, así como de
los modos de actuar, de pensar y de sentir, de acuerdo con su contexto
histórico. La función de la educación parte de la asimilación de aprendizaje y
se convierte en promotora del desarrollo. De esta manera, es capaz de conducir a
los alumnos más allá de los niveles alcanzados en un momento determinado y
propicia la realización de aprendizajes que superen las metas ya logradas.
Podemos señalar la existencia de una relación dialéctica entre la educación, el
aprendizaje y el desarrollo que se logra como resultado del proceso de
apropiación de la cultura.

El aprendizaje es un proceso dialéctico, dada su naturaleza integral y
contradictoria. No es un proceso lineal, sino un proceso de cambio y
transformación en la psiquis y la conducta del individuo. Este proceso
transcurre gradual y progresivamente, mediante diferentes etapas vinculadas
entre sí de forma dinámica, y en el cual los diferentes componentes funcionan en
un sistema indisoluble. Anexo 1

El aprendizaje, por su naturaleza, es un proceso social-individual. Se trata de
un proceso de apropiación de la experiencia histórico-social de la cultura;
también es importante considerar los fines y las condiciones en que tiene lugar.
Al mismo tiempo tiene una naturaleza individual, ya que sus mecanismos son
personales y constituyen un reflejo de la individualidad de cada personalidad.

El aprendizaje es multidimensional, por sus contenidos, procesos y condiciones,
se aprende por medio de procesos muy disímiles, que en determinados momentos se
complementan e integran. No se limita a determinadas etapas de la vida, sino que
el hombre es un aprendiz permanente; nos apropiamos de elementos del entorno
desde el momento mismo del nacimiento, y durante toda la vida nos apropiamos de
la cultura construida generación tras generación. Es por ello que es, una meta
fundamental de la educación, fomentar en los alumnos estrategias para aprender
por sí mismos y, de esta forma lograr aprendizajes significativos. La
multiplicidad y la complejidad de los contenidos del aprendizaje responden a la
riqueza y la diversidad de la cultura, y como resultado del aprendizaje, los
seres humanos se apropian de los contenidos.

En la actualidad ha, tomado fuerza la idea de que para su adecuada inserción y
protagonismo en la vida moderna, todo individuo tiene que apropiarse de un
determinado conjunto de saberes que reflejan las exigencias de las actuales
condiciones sociales. Se trata de un aprendizaje que promueva el desarrollo
integral del sujeto, que posibilite su participación responsable y creadora en
la vida social y su crecimiento permanente, como persona responsable,
comprometida con su propio bienestar y el de los demás.

Aprender a conocer, a hacer, a convivir y a ser (Informe Delors, 1997),
constituyen aquellos núcleos o pilares básicos del aprendizaje que nuestros
alumnos están llamados a realizar, y que la educación debe potenciar:
• Aprender a conocer implica trascender la simple adquisición de conocimientos
para centrarse en el dominio de instrumentos que permitan producir el saber.
Enfatiza en la apropiación de estrategias cognitivas, de habilidades
metacognitivas, en la capacidad para resolver problemas y, en resumen, en el
aprender a aprender y a utilizar las posibilidades de aprendizaje que
permanentemente ofrece la vida.
• Aprender a hacer destaca la formación de habilidades que preparen al individuo
para aplicar los conocimientos a las soluciones, en el marco de las experiencias
sociales de un contexto cultural y social determinado
• Aprender a convivir supone el desarrollo de las habilidades de comunicación e
interacción social, del trabajo en equipos, la interdependencia y el desarrollo
de la comprensión, la tolerancia, la solidaridad y el respeto a otros.
• Por último, aprender a ser destaca el desarrollo de actitudes de
responsabilidad personal, de autonomía, de los valores éticos y de la búsqueda
de la integridad de la personalidad.

La calidad del aprendizaje está condicionada por su vínculo con las necesidades,
los motivos y los intereses de los alumnos. Las motivaciones de la actividad de
estudio pueden ser diversas (intrínsecas o extrínsecas) y determinan el enfoque
(superficial, reproductivo, profundo, significativo) del aprendizaje y, por
ende, de sus resultados.

El aprendizaje y, en particular, el aprendizaje escolar, está mediado por la
existencia del profesor, el grupo escolar, la cultura expresada en los
currículos y la actividad de comunicación, y constituye una característica
esencial de este proceso. El profesor es el principal mediador que, a partir de
una intención educativa, estructura situaciones de aprendizaje y organiza
flexiblemente el proceso de dominio progresivo por parte de los alumnos,
actuando como un experto que plantea retos, brinda modelos, sugerencias
alternativas de retroalimentación y ayuda individualizada. El aprendizaje es, en
consecuencia, el resultado de una actividad mediada. El profesor adecua
oportunamente dicha actividad, de acuerdo con los objetivos y los contenidos a
aprender, las particularidades de los alumnos y las condiciones existentes.

La actividad cognoscitiva, de aprendizaje escolar, reproduce los componentes
estructurales y funcionales de cualquier actividad humana: la orientación, la
ejecución y el control. La organización de la actividad cognoscitiva por el
profesor supone determinar en cada fase o momento, qué acciones deberán realizar
los alumnos y él mismo en su función de dirección, para asegurar que la
enseñanza logre los resultados esperados. Analizamos a continuación algunos
aspectos de importancia en el desarrollo de estas etapas en relación con el
logro de un aprendizaje significativo.
En torno a la Psicología del Aprendizaje, se debaten actualmente varias
tendencias como son: el conductismo, el humanismo, el constructivismo, el
enfoque histórico cultural y el cognitivismo.

El conductismo tiene, como meta, la transmisión de pautas culturales y su
innovación. Plantea que el aprendizaje constituye una modificación relativamente
permanente del comportamiento observable como fruto de la experiencia. La
tendencia humanista se centra en el estudio integral de la persona como entidad
única y total. Los supuestos teóricos de ella giran en torno a la
autorrealización, la autoconciencia y la responsabilidad de actos volitivos
humanos. El constructivismo se basa en la asimilación y la organización del
aprendizaje a partir de conocimientos anteriores. Sus metas son lograr el
pensamiento racional y la autonomía moral y racional, así como fomentar el
proceso constructivo. Defiende el aprendizaje como un proceso de construir el
conocimiento. La tendencia histórico cultural promueve el desarrollo
socio-cultural del alumno. Define el aprendizaje como la adquisición de la
experiencia histórico-cultural.

El cognitivismo se ha desarrollado en Norteamérica bajo el nombre de psicología
instruccional. Los supuestos teóricos se basan en el ordenador como sistema de
procesamiento de la información. Conciben, como aspecto fundamental, enseñar a
los alumnos habilidades de aprender y de pensar, independientemente del contexto
instruccional. Consideran a los alumnos como procesadores activos de la
información y al profesor como un guía interesado en enseñarle conocimientos y
habilidades; siempre partiendo del conocimiento previo de los alumnos y sus
intereses.

Los teóricos de esta tendencia han propuesto varios modelos teóricos que
explican cómo se realiza el procesamiento de la información. Esta tendencia
tiene como meta contribuir al desarrollo de los procesos cognoscitivos de los
alumnos, para aprender a aprender. Promueve la curiosidad, la duda, la
creatividad, el razonamiento y la imaginación. Aunque su origen se ubica a los
finales de la década del 50, es a partir de los años 60 que empezó a desarrollar
un número de investigaciones acerca de las distintas facetas de la cognición,
entendida como la asimilación, la organización y el uso del conocimiento.

Uno de los puntos principales, que a los teóricos del cognitivismo, les ha
interesado resaltar, es que la educación debiera orientarse a lograr el
desarrollo de habilidades de aprendizaje, y no solo el enseñar conocimientos. El
alumno, además, debe desarrollar habilidades para conducirse ante cualquier
situación de aprendizaje; así como para aplicar los conocimientos a situaciones
nuevas.

Desde el inicio de esta tendencia del procesamiento de la información,
comenzaron a proponerse aplicaciones en el campo de la educación. Dentro de
estas proyecciones, se encuentra la teoría del aprendizaje significativo,
elaborada por David Ausubel, en la década de los 60, la cual ha tenido
implicaciones importantes en el ámbito del proceso de enseñanza- aprendizaje y
constituye el marco teórico de nuestra investigación.

En la actualidad se puede afirmar con certeza que el aprendizaje humano va más
allá de un simple cambio de conducta, conduce a un cambio en el significado de
la experiencia. El problema de investigación planteado aborda la búsqueda de los
elementos que puedan hacer significativo el aprendizaje, que permita al alumno
la construcción mediante un contraste o reelaboración de los conocimientos
previos con los nuevos que va a aprender, logrando así la integración de los
contenidos.

La teoría del aprendizaje significativo ofrece el marco apropiado para el
desarrollo de la labor educativa. David Ausubel ha desarrollado la teoría,
partiendo del supuesto básico de que los conceptos se construyen a partir de
conceptos previamente formados o descubiertos por el alumno en su entorno; de
ahí la importancia de los conocimientos previos. El aprendizaje de los alumnos
depende de la estructura cognoscitiva previa que se relaciona con la nueva
información. Según el autor, ?la estructura cognitiva es el conjunto de
conceptos, ideas que un individuo posee en un determinado campo del
conocimiento, así como su organización? (8).

El autor resume este hecho en su obra de la siguiente manera: ?si tuviese que
reducir toda la psicología educativa a un solo principio, enunciaría este: El
factor más importante que influye en el aprendizaje es lo que el alumno ya sabe.
Averígüese esto y enséñese consecuentemente? (9). Esto quiere decir que, en el
proceso de enseñanza-aprendizaje es importante considerar lo que el alumno ya
sabe, de manera que se establezca una relación con aquello que debe aprender.
Este proceso tiene lugar si el alumno tiene, en su estructura cognoscitiva,
conceptos estables y definidos con los cuales la nueva información puede
interactuar. David Ausubel considera al alumno como un procesador activo de la
información.

El aprendizaje significativo ocurre cuando una nueva información se conecta con
los conceptos preexistentes en la estructura cognitiva; esto implica que las
nuevas ideas, conceptos y proposiciones pueden ser aprendidos significativamente
en la medida en que otras ideas y conceptos estén adecuadamente disponibles en
la estructura cognoscitiva del alumno y funcionen como un punto de ?anclaje? a
las primeras. Para que se produzca la asimilación de los nuevos contenidos es
necesario que estos tengan relación con las ideas presentes en la mente de los
alumnos, que actúan como ideas inclusoras.

Esto implica que, para que se produzca la asimilación, es necesario que las
actividades de aprendizaje estén convenientemente diseñadas, lo cual requiere
que se conozca tanto la estructura lógica como la estructura psicológica de la
asignatura. Según la teoría de David Ausubel, en el aprendizaje significativo el
alumno logra relacionar la nueva tarea de aprendizaje en forma racional y no
arbitraria con sus conocimientos y experiencias previas, almacenadas en la
estructura cognitiva. De ahí que esas ideas son comprendidas y asimiladas
significativamente. Esto determina que la clave del aprendizaje significativo
está en la vinculación sustancial de ideas y conceptos con el bagaje
cognoscitivo de los alumnos.

La conceptualización actual del aprendizaje significativo conserva en lo
esencial las dimensiones que le diera David Ausubel, quien contribuyó de manera
importante al procesamiento metodológico de las interacciones en el proceso de
enseñanza-aprendizaje en diferentes momentos históricos:
• ?Aprendizaje que supone una intensa actividad por parte de los alumnos, que
deben establecer relaciones (puentes cognitivos) entre los nuevos conceptos y
los esquemas preexistentes de conocimientos que el alumno posee, los cuales
deben diferenciar, reformular y ampliar en función de lo aprendido? (10).

A partir de esta relación significativa, el contenido de los nuevos aprendizajes
cobra un verdadero valor para los alumnos y aumentan las posibilidades de dicho
aprendizaje que sea duradero, recuperable, generalizable, transferible a nuevas
situaciones; así como de pasar a formar parte del sistema de convicciones.

David Ausubel, considera que la estructura cognnoscitiva de cada persona
manifiesta una organización jerárquica y lógica, en la que cada concepto ocupa
un lugar en función de su nivel de generalidad y capacidad de incluir otros
conceptos.

De esta forma, el contenido aprendido de forma significativa es menos sensible a
las interferencias a corto plazo, y mucho más resistente al olvido. El
aprendizaje anterior y posterior, no solo no interferirá, sino que, por el
contrario, reforzará, la asimilación del nuevo contenido, siempre y cuando siga
siendo válido dentro del conjunto jerárquico.

El aprendizaje significativo debe ser analizado con un enfoque sistémico, que
incluye aspectos tales como: la organización y las secuencias de procesos, el
grado de aplicación del material de aprendizaje en la solución de problemas
cotidianos, la estructura y los significados conceptuales de la asignatura y
otros factores de tipo biopsicosocial, como: los procesos motivacionales y
comunicacionales, la interacción personal y social, el intercambio de
significados, la atribución de valores, la relación entre el aprendizaje y las
metas personales, los estilos de aprendizaje y el grupo.
Los planteamientos de Ausubel, en relación con las condiciones que ha de reunir
un aprendizaje para ser considerado significativo, son resumidos en el Anexo 2.

Como se observa en el Anexo 2, el aprendizaje significativo requiere condiciones
precisas respecto a tres dimensiones: lógica, cognitiva y afectiva.
La significatividad del aprendizaje esta vinculada a su funcionalidad. Que los
conceptos adquiridos, sean funcionales, es decir, que puedan ser utilizados por
los alumnos cuando las circunstancias lo exijan. Cuanto más numerosas y
complejas sean las relaciones establecidas entre el nuevo contenido de
aprendizaje y los elementos de la estructura cognitiva, más profunda será la
asimilación y mayor será el grado de significatividad del aprendizaje.

En cuanto a la significatividad potencial del aprendizaje significativo, David
Ausubel identifica dos ámbitos:
1- La significatividad lógica: Se refiere a la coherencia en la estructura
interna del material, a la secuencia lógica en los procesos y el orden en las
relaciones entre sus elementos componentes.
2- La significatividad psicológica: Que los contenidos sean comprensibles desde
la estructura cognoscitiva, que posee el sujeto que aprende.
Estos ámbitos son comprensibles en el modelo de aprendizaje significativo de
Ausubel. Según el modelo, se infiere que la potencialidad significativa del
material es la primera condición para que se produzca el aprendizaje
significativo. La segunda, es la disposición positiva de los alumnos respecto al
aprendizaje y requiere una red de conexiones entre la dimensión lógica, la
cognitiva y la afectiva.

El componente motivacional, emocional y actitudinal es fundamental y está
presente en todo aprendizaje, el valor educativo se incrementa cuando los
estudiantes integran pensamiento, sentimiento y actividad.

En relación con el aprendizaje significativo, David Ausubel establece el
principio de la asimilación, el cual se refiere a la interacción entre el nuevo
material que será aprendido y la estructura cognoscitiva existente origina una
reorganización de los nuevos y antiguos significados para formar una estructura
cognoscitiva diferenciada; esta interacción de la información nueva con las ya
existentes que existen en la estructura cognoscitiva propicia su asimilación. Al
respecto, recalca el autor que ?este proceso de interacción modifica tanto el
significado de la nueva información como el significado del concepto al cual
esta afianzada? (11).

Podemos afirmar que el aprendizaje es significativo cuando genera en los alumnos
sentimientos positivos, se sienten mejor por sus logros, son más propensos a
trabajar espontáneamente, son capaces de establecer relaciones, comprenden lo
que están haciendo, y están motivados por relacionar lo que aprenden con lo que
saben. Es significativo el aprendizaje cuando asumen la responsabilidad de su
propio aprendizaje, encuentran tiempo y son capaces de crearlo, porque han
podido vivir responsablemente su aprendizaje.

Las ventajas del aprendizaje significativo son las siguientes:
• Produce una retención más duradera de la información, modificando la
estructura cognoscitiva del alumno mediante reacomodos, para integrar la nueva
información.
• Facilita la construcción de nuevos conocimientos relacionados con los ya
aprendidos en forma significativa, ya que, al estar claramente presentes en la
estructura cognoscitiva, se facilita su integración con los nuevos contenidos.
La nueva información, al integrarse con la anterior, es asimilada en la memoria
a largo plazo, en la que se conserva más allá del olvido.

Para propiciar que un aprendizaje sea significativo, el profesor puede utilizar
múltiples procedimientos. A continuación presentamos algunos ejemplos:
? Organizadores previos: Estos, pueden ser conceptos, ideas rectoras, principios
generales, un marco general para el análisis, etc., que proporcionan un contexto
elaborativo, o un vínculo entre el material nuevo a aprender y los conocimientos
previos de los alumnos.
? Planteamiento de problemas: En los que los alumnos no posean aún los
conocimientos elaborados para alcanzar la respuesta, o en los que haya muchas
respuestas posibles.
? Mapas y esquemas conceptuales: Representación gráfica de los conceptos
estudiados, de sus relaciones jerárquicas y funcionales.
? Uso de esquemas: Representación de aspectos y relaciones esenciales de los
fenómenos estudiados, a partir de esquemas, etc.
? Resúmenes e ideas o palabras claves para identificar los elementos esenciales
de un material, desde una perspectiva individualizada.
? Formulación de preguntas por parte de los alumnos: Elaboración de preguntas a
partir de la lectura de un material.

? Uso de la fantasía y del juego para recrear y modelar la esencia de lo
estudiado en un nuevo nivel.
? Lectura crítica y lectura recreativa: Analizando y valorando en la primera y
ampliando y jugando con lo posible en la segunda, para concebir otras
alternativas o puntos de vista en relación con lo expuesto en el contenido.
Estos procedimientos y muchos otros pueden utilizar los profesores, y hacer
adecuaciones a las características específicas de la asignatura que desarrollan
y las características de los alumnos; lo que demanda una implicación de los
alumnos en el aprendizaje de los nuevos contenidos.

Necesidades básicas de aprendizaje abarcan tanto las herramientas esenciales
como los contenidos básicos necesarios para que los seres humanos puedan
sobrevivir, desarrollarse plenamente, vivir y trabajar con dignidad, mejorar la
calidad de vida, tomar decisiones y seguir aprendiendo.
En relación con el objetivo propuesto:
- En la disciplina Anatomía Humana existe una congruencia entre los objetivos
generales educativos e instructivos y el modelo del profesional que se desea
egresar.
- En relación con los contenidos si bien se pueden hacer reestructuraciones, le
ayudan al estudiante a transitar por las diversas disciplinas, estancias o
rotaciones, brindándole la base necesaria para la solución de los distintos
problemas de salud que tendrá que enfrentar una vez egresado.
- Pobre coherencia vertical, se dan los pasos necesarios para una adecuada
integración interdisciplinaria.
- La disciplina está a la vanguardia en la vinculación con la clínica, la
motivación hacia la atención primaria de salud y en el perfeccionamiento
metodológico con la utilización de los métodos activos de enseñanza y
aprendizaje.
- Dentro de esta remodelación del trabajo metodológico está incluido el rediseño
de los medios de enseñanza y por supuesto la evaluación.

Por último quisiera agregar que para lograr aprendizajes significativos
(transformaciones en el estudiante) que impacten de manera integral, todo el
proceso tiene que ser coherente con la estrategia que nos trazamos. Se pudiera
decir que estamos entrenados en la enseñanza de conocimientos y habilidades y en
su evaluación, pero queda mucho por hacer en el aspecto formativo, donde es
importante recordar que queremos formar a un profesional integral con un exitoso
desempeño profesional y una sólida conducta humanista.

CONCLUSIONES
• La educación tiene que adaptarse en todo momentos a los cambios de la Sociedad
sin dejar de transmitir por ello el saber adquirido, los principios y los frutos
de la experiencia.
• Presentamos en nuestro trabajo un conjunto de características que expresan la
naturaleza genérica del aprendizaje humano; se identifican otras características
específicas en que se ponen de manifiesto los elementos del aprendizaje,
integrado por los contenidos, los procesos o mecanismos y las condiciones,
considerando de gran importancia para el trabajo educativo, su conocimiento por
parte de los profesionales de esta esfera nos permitirán alcanzar resultados
superiores.
• En la actualidad se puede afirmar con certeza que el aprendizaje humano va más
allá de un simple cambio de conducta, conduce a un cambio en el significado de
la experiencia. El aprendizaje significativo permite al alumno la construcción
mediante un contraste o reelaboración de los conocimientos previos con los
nuevos que va a aprender.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1- Alemañy, E. La universidad y su vinculación con la sociedad
2 Vicedo Tomey, A. Diseño curricular en Ciencias Básicas Biomédicas. Tomado de
Aneiros Riba, R.y Vicedo Tomey, R: Las Ciencias Básicas en la Educación Médica
Superior, cap 3, La Habana, 1999
3-Aneiros Riba, R. Diseño curricular en Ciencias Básicas.
4- José Ignacio Rodríguez. Vida del Presbítero Don Félix Varela. Arellano Cía
Editores, Ciudad de La Habana, 1944, P.40.
5–Ana María González Soca. Folleto de Didáctica, El Aprendizaje. Impresión
ligera. Instituto Superior pedagógico ?Enrique José Varona ?, Ciudad de La
Habana, 2000, P. 2.
6- Ibidem, P. 2
7- Doris Castellanos Simons. La comprensión de los procesos de aprendizaje.
Impresión Ligera. Instituto Superior Pedagógico ?Enrique José Varona ?, Ciudad
de La Habana, 1998, P. 27.
8–David Ausubel. Psicología Educativa: Un punto de vista cognoscitivo.
Editorial Trillas, México, 1983, P 14.
9– ——————. Psicología Educativa: Un punto de vista cognoscitivo.
Editorial Trillas. México, 1983. P. 6
10 Frida Díaz Barriga y Gerardo Hernández Rojas. Estrategias docentes para un
aprendizaje significativo .MCGRAW- HILL Interamaricana. Ed. S. A. México,
1999,p. 82
11- David Ausubel. Psicología Educativa: Un punto de vista cognoscitivo.
Editorial Trillas, México, 1983, P. 84.

BIBLIOGRAFÍA
• Alemañy, E. La universidad y su vinculación con la sociedad
• Álvarez de Zayas, Carlos: Hacia una escuela de excelencia. Editorial Academia,
Ciudad de La Habana, 1996.
• ———————————-: Didáctica: La escuela de la vida..
• Ausubel, David Josef: Psicología Educativa. Un punto de vista cognoscitivo.
Editorial Trillas, México, 1983.
• ——————————-: Teoría del Aprendizaje Significativo.
Monografías. Impresión Ligera, México, 2001.
• Bermúdez Sarguera, Rogelio y Marisela Rodríguez Rebustillo: Teoría y
Metodología del Aprendizaje. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana,
1996.
• Castellanos Simons, Doris y otros: La Comprensión de los Procesos de
aprendizaje. Impresión Ligera. Instituto Superior Pedagógico ?Enrique José
Varona?, Ciudad de La Habana, 1991.
• ———————————————: Hacia La comprensión de un
aprendizaje desarrollador. Impresión Ligera. Instituto Superior Pedagógico ?
Enrique José Varona?, Ciudad de La Habana, 2000
• C. E. P. E. S: Tendencias Pedagógicas Contemporáneas. Universidad de la
Habana, Ciudad de La Habana, 1991.
• Díaz Barriga, Frida y Gerardo Hernández Rojas: Estrategias Docentes para un
aprendizaje significativo. MCGRAW-HILL Interamericana. Ed. S. A, México, 1999.
• González Rey, Fernando. Comunicación, personalidad y desarrollo. Editorial
Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, 1995.
• González Soca, Ana María y otros: El Proceso Pedagógico. Su caracterización.
Impresión Ligera. Instituto Superior Pedagógico ?Enrique José Varona?, Ciudad de
La Habana, 2000.
• Labarrere Reyes, Guillermina y Gladys Valdivia: Pedagógica. Editorial Pueblo y
Educación, Ciudad de La Habana, 1988.
• López López, Mercedes: Sabes Enseñar a Describir, definir y argumentar.
Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, 1991
• Mata Guevara, Luis: El Aprendizaje Significativo. Un comentario. Impresión
Ligera, Venezuela, 2001
• Pozo, Juan I: Teorías Cognitivas del Aprendizaje. Editorial Morata, España,
1993.
• —————-: Aprendices y Maestros. La Nueva Cultura del Aprendizaje.
Editorial Alianza, España, 1996.
• Silvestre Oramas, Margarita: Aprendizaje, Educación y Desarrollo. Editorial
Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, 1999.
• Talízina, N. F: Los Fundamentos de la enseñanza superior. Editorial MES,
Ciudad de la Habana, 1985.
• Vicedo Tomey, A. Diseño curricular en Ciencias Básicas Biomédicas. Tomado de
Aneiros Riba, R.y Vicedo Tomey, R: Las Ciencias Básicas en la Educación Médica
Superior, cap 3, La Habana, 1999.

AUTORES
Msc Odalys Vázquez Naranjo Profesora Asistente Anatomîa Humana Master en
Didactiva de la Biologìa
Dr Oscar Fundora Martìnez Profesor Auxiliar Anatomìa Humana
Dra Lilian Barrios Herrero Profesora Auxilair Histologìa
E-Mail: odalysvazquez@infomed.sld.cu
Ciudad de la Habana, 2008
Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana .
Facultad de Ciencias Médicas
Dr. ?Salvador Allende?

Entradas relacionadas

  • Educacion y aprendizaje significativo
  • Proceso de ensenanza-aprendizaje ppt
  • Los museos en el proceso de ensenanza – aprendizaje…
  • La estructuracion del proceso de ensenanza-aprendizaje…
  • La evaluacion en el proceso de ensenanza-aprendizaje…
  • El Trabajo Independiente en el Proceso de Ensenanza-Aprendizaje…
  • La ensenanza aprendizaje de la fisica en la formacion…
  • Aprendizaje Cooperativo para la ensenanza de la lengua…