Inicio - Salud

El Adulto Mayor Postrado. Caracterizacion y manejo.CMF…

El Adulto Mayor Postrado. Caracterizacion y manejo.CMF…

MINISTERIO DE SALUD PUBLICA CUBA
FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS DE GRANMA
POLICLÍNICO COMUNITARIO DOCENTE I ? Francisca Rivero Arocha? Manzanillo

La postración es uno de los signos más comunes en pacientes en estado crítico
debido a la diversidad de procesos músculo esquelético, neurológicos,
metabólicos, endocrinos, y cardiovasculares, que ocasionan este problema. Las
anormalidades que provoca incluyen la presencia de úlceras por decúbito,
disfunción respiratoria, urinaria, gastrointestinal y auto traumatismo (1)
Las terapias que pretenden resolverla consisten en realizar el manejo médico y/o
quirúrgico de las úlceras por decúbito, empleo de camas adecuadas, movimientos
de posición y palmo percusión cada dos horas, estímulo de la tos, compresión
vesical y/o cateterización intermitente, proporcionar una dieta alta en fibra,
determinar un horario de alimentación, asegurar un adecuado consumo de líquidos,
eliminación digital de las heces, uso de collares isabelinos y/o ansiolíticos,
realizar movimientos pasivos en articulaciones y músculos, masajes,
hidroterapia, empleo de compresas frías y/o calientes y la estimulación
neuromuscular.
Es frecuente que los adultos mayores (AM) presenten enfermedades, transitorias o
permanentes, que los obligan a permanecer en cama. La causa puede ser una
afección neurológica (destacando las demencias y los accidentes vasculares
cerebrales), cardiopulmonar, traumática, y otras.
Los cuidados dependerán por una parte del enfermo, su estado general y mental, y
por otra, de los recursos de la familia. En general se intenta mantener su
capacidad funcional, evitar complicaciones y lograr una buena calidad de vida,
con comodidad y afecto.

La ancianidad constituye hoy un serio problema de salud mundial, especialmente
en los países desarrollados y en los que van emergiendo del subdesarrollo. En
los países súper explotados y colonizados este problema no tiene actualidad y es
sencillamente porque los habitantes no llegan a viejos, el promedio de vida
puede ser tan bajo que va desde 30 hasta 45 años, cifra tremendamente
acusatoria. (1,2 )
Estudiosos de la tercera edad han señalado cómo con la pérdida de la capacidad
funcional se devalúan la posición y la función social, así como la familiar, se
produce cierto aislamiento social, además de que suelen aparecer tensiones y
cambios en los roles y relaciones del anciano. (3 )
Recordemos que la dependencia y el deterioro físico y psíquico, más que la
muerte en sí misma constituye el fantasma de la edad senil y la mayor
preocupación del anciano. (4,5)
El estado cubano realiza enormes esfuerzos para la seguridad de las personas que
arriban a la tercera edad, y emplea para ello recursos, tanto materiales como
humanos, sin escatimar el costo de estos.
El apoyo que reciben de familiares allegados, es uno de los recursos más
importantes en la atención y tratamiento de estos sujetos. La educación a dichos
familiares sobre el manejo del adulto mayor dependiente indudablemente es
beneficiosa en ese sentido, además de contribuir a la economía de recursos del
MINSAP en la atención geriátrica, y evitar gastos por conceptos de ingresos
hospitalarios.
Asimismo, en el orden social la mencionada educación es muy ventajosa, como lo
demuestra la ya conocida ente-relación existente entre la salud del individuo y
los factores sociales. El aislamiento, incomodidad, dificultades ambientales
para realizar algunas actividades, la ausencia de familia y vecinos que ofrezcan
ayuda son factores que abarcan la dependencia.
El adiestramiento a familiares sobre el manejo del adulto mayor dependiente los
pondrá en condiciones de brindarle con la efectividad necesaria el
imprescindible y vital apoyo.
La pérdida de ocupaciones en la familia, en el grupo y en el trabajo conduce a
inadaptaciones sociales y, de su intensidad o continuación resultan serias
perturbaciones al nivel de la propia personalidad. (6) Cuba es un ejemplo de
país en desarrollo, con un envejecimiento de su población; el 12 % de los
cubanos tiene 60 años y más, cifra que aumentó en 13,4 % en el año 2000 y
aumentará en 20,1 % en el 2025. (7 )
Para la atención gerontológica cuenta con un equipo interdisciplinario que
incorpora las influencias de muchas especialidades o campos diferentes, con
inclusión del tratamiento físico y ocupacional, los servicios sociales,
La enfermería y la sicología aplican muy efectiva los principios de la atención
geriátrica. (8) Nuestra área de salud no es ajena a este fenómeno, actualmente
nos encontramos en el estadio de envejecimiento propiamente dicho, con un índice
de Rosset de alrededor del 10,7 %.
Las condiciones ambientales son importantes. La habitación debe ser tranquila,
iluminada, aireada, con temperatura agradable. Debe contar con estímulos,
especialmente compañía y cariño de su familia y sus cuidadores. La música o la
televisión, si no es capaz de atender a ellas, son más una distracción para el
cuidador que para el paciente.
Nos sentimos motivados a buscar respuestas a las preguntas: ¿ Cuáles son las
características de los pacientes postrados en nuestra área de atención de
salud?¿Quién los atiende y cómo son manejados por estos?.

.OBJETIVOS

GENERAL.
Revelar características de adultos mayores postrados en su domicilio y la
interpretación del significado de su adecuado manejo por familiares y cuidadores
en dos áreas del CMF 52 pertenecientes al Policlínico I de Manzanillo en el
periodo de Enero-Abril del 2006.

ESPECÍFICOS.

1. Caracterizar a los pacientes postrados según las siguientes variables: sexo,
nivel funcional, alteraciones más frecuentes
2. Identificar el régimen de convivencia.
3. Determinar conocimientos en la familia o los cuidadores acerca del manejo del
paciente postrado.
Método

Se realizó un estudio transversal a partir de un diseño no experimental en 25
pacientes pertenecientes a dos áreas del Consultorio Médico de Familia # 52
correspondiente al Policlínico I ? Francisca Rivero Arocha? de Manzanillo
durante el período de enero a abril del 2006.
El universo estuvo formado por todos los adultos mayores, en su condición de
pacientes postrados.
Criterio de Inclusión:
• Todos los pacientes de 65 y más años de edad que son residentes permanentes en
el área objeto de estudio y se encuentran postrados en su domicilio.
• Que posean cuidadores o sean atendidos por su familia o algún familiar de este
las 24 horas del día.
• Pacientes Dependientes o independientes.
Para recolectar los datos se empleó una encuesta dirigida a sus familiares o a
su cuidador con el propósito de determinar el grado de conocimiento e
interpretación que estos hacen sobre las diferentes necesidades de este tipo de
paciente y el manejo que los mismos requieren. (Anexo)
La restante información fue tomada de la Historia Clínica Individual de cada
paciente.

Metódica
Definición y operacionalización de variables:
Sexo:
Masculino
Femenino.
Evaluación funcional: es un indicador resumen del estado de salud del individuo,
con ello se logra el objetivo de influir en el diagnóstico y el análisis de las
funciones de manera integral.
Existen 3 tipos de niveles, los cuales se determinan por la escala de Katz y
Lawton:
• Nivel 1: cuando el paciente presenta la escala alterada (no puede realizar
actividades básicas de la vida diaria e instrumentada).
• Nivel 2: cuando puede realizar las actividades de la vida diaria, pero tiene
afectadas algunas de las instrumentadas.
• Nivel 3: no existe afectación en las actividades básicas de la vida diaria ni
en las instrumentadas
Alteraciones
Fractura de caderas
Hipertensión arterial
Diabetes mellitus
Artrosis
Cardiopatías
Amputación de miembros

Convivencia : Permanencia del paciente durante las 24 horas con su familia, con
uno de sus integrantes o con un cuidador
Con familia anciana
Con familia joven
Solo

Atención: Si la protección del paciente postrado recae en su familia o cuidador.
Familiar
Cuidadores
CONOCIMIENTOS SOBRE EL MANEJO DEL PACIENTE POSTRADO.
Conocimiento adecuado: cuando el familiar es capaz de responder positivamente a
más del 50 % de la encuesta.
Conocimiento inadecuado: cuando el familiar no es capaz de responder
positivamente a más del 50 % de la encuesta

Consideraciones éticas
Valor social o científico. La investigación plantea una intervención que conduce
a mejoras en las condiciones de vida o el bienestar de la población que produce
conocimiento que puede abrir oportunidades de superación o solución a problemas,
aunque no sea en forma inmediata. Esto asegura que las personas no sean
expuestas a riesgos o agresiones sin la posibilidad de algún beneficio personal
o social.
Validez científica. La investigación es valiosa por la calidad de su diseño, por
lo cual los resultados son confiables y válidos.
Selección equitativa de los sujetos. La selección de los sujetos del estudio
asegura que estos son escogidos por razones relacionadas con las interrogantes
científicas. La selección de sujetos considera la inclusión de aquellos que
pueden beneficiarse de un resultado positivo.
Proporción favorable del riesgo-beneficio. La investigación con las personas
puede implicar riesgos y beneficios cuya proporción, por lo menos al principio,
puede ser incierta. Puede justificarse la investigación sólo cuando:
a) los riesgos potenciales a los sujetos individuales se minimizan;
b) los beneficios potenciales a los sujetos individuales y a la sociedad se
maximizan;
c) Los beneficios potenciales son proporcionales o exceden a los riesgos.
Evaluación independiente Se aplicará la revisión de la investigación por
personas conocedoras apropiadas que estén afiliadas al estudio y que tengan
autoridad para aprobar, corregir o, dado el caso, suspender la investigación.
Consentimiento informado. Se asegura que los individuos participan en la
investigación propuesta sólo cuando ésta es compatible con sus valores,
intereses y preferencias; y lo hacen voluntariamente con el conocimiento
necesario y suficiente para decidir con responsabilidad sobre sí mismos

TÉCNICAS Y PROCEDIMIENTOS
Recogidos los datos de las variables cuantitativas y cualitativas se procedió a
la construcción de las tablas de frecuencias correspondientes dentro del proceso
de organización de los mismos.
Como medidas de resumen se emplean estadísticas descriptivas.
La presentación se realiza a través de Tablas estadísticas simples y
bidimensionales.

ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS.

La tabla 1 presenta la evaluación integral por niveles funcionales y sexo.
Predominó el nivel 3, con un total de 15 pacientes para el 60 % y el sexo
femenino con 20 pacientes.
Las alteraciones más frecuentemente halladas en los 25 pacientes postrados
escogidos (tabla 2) fueron: las fracturas de cadera con 15 pacientes para el 60
%, hipertensión arterial con 8 pacientes para el 32 %, y la diabetes mellitus
con 6 postrados para un 24 %
La convivencia de los ancianos se muestra en la tabla 3. La mayoría, 17
pacientes, convive con familiares jóvenes (menores de 60 años), lo que
representa el 68 %. Esto es importante si analizamos el papel rehabilitador que
desempeña la familia y 4 para un 16 % vive solo.
La tabla 4 muestra los conocimientos de la familia sobre la atención al paciente
y al cuidador. Todos los familiares o cuidadores de los ancianos postrados
demostró poseer conocimientos inadecuados acerca del manejo de este tipo de
paciente. En general se demostró que es posible lograr aumentar los
conocimientos de la familia sobre la atención a pacientes dependientes y sus
cuidadores.
El encamamiento prolongado es fuente de toda clase de complicaciones del
decúbito; en estos momentos la impotencia funcional y la invalidez representan
la sexta causa de muerte en personas mayores de 65 años.
El estudio de la capacidad de los gerontes, no es algo novedoso ni mucho menos,
pero a pesar de esto consideramos que no ha sido abordado con la profundidad
necesaria. El objetivo principal de la medicina geriátrica no es disminuir la
morbilidad y la mortalidad, sino mantener la autonomía y el validismo, pues
ambos se corresponden con la medida de salud del anciano.
En la presente investigación encontramos una población geriátrica dependiente
del 15,74 %. En estudio de poblaciones seleccionadas europeas y norteamericanas
se ha observado que un quinto de las personas de 65 a 74 años y un tercio de las
de 75 y más tiene alguna deficiencia física del grupo de mayor edad; el 10 %
está altamente incapacitado.(9)

Las alteraciones más frecuentes encontradas fueron las fracturas de caderas; las
modificaciones que el envejecimiento provoca sobre los órganos sensoriales y el
nivel de validismo se señalan por otros autores como responsables en parte del
deficiente empleo que de las prescripciones facultativas hacen los
ancianos.(10,11) Las limitaciones visuales, las auditivas o motoras y aquellas
de tipo intelectual reducen la autonomía e independencia.(11,12)
Las personas que sufren 3 o más enfermedades crónicas observan que su bienestar
depende menos de los tratamientos que de las condiciones de vida, la existencia
de la familia y de amigos solícitos y su propia percepción de la condición en la
que se encuentra.(13) Es importante mantener al anciano en su domicilio, y en el
medio social donde ha vivido, siempre que éste reúna las condiciones
arquitectónicas, higiénico sanitarias y en especial las emocionales,
fundamentalmente cuando el anciano convive con familiares jóvenes
La intervención educativa al familiar es en realidad una forma de prevención de
enfermedades, pues constituye un intento para limitar el daño ocasionado por la
enfermedad ya manifiesta y disminuir sus efectos, es decir, es el nivel de la
medicina preventiva que se ocupa de la rehabilitación del paciente al estado de
mayor funcionalidad, con un mínimo de riesgo de ocurrencia de una enfermedad
física y mental. Está dirigida a reducir o eliminar las discapacidades y
minusvalías. Los esfuerzos van dirigidos a mantener la autonomía y la calidad de
vida; su acción consiste en la evaluación de los fallos físicos y cognoscitivos
del impacto del medio ambiente y las capacidades de la familia y de los
servicios sociales para compensar las carencias.
CONCLUSIONES
Podemos concluir que la mayoría de los pacientes evaluados con nivel 1
corresponde al sexo femenino, al grupo etáreo de 65 años y más; las alteraciones
más frecuentes fueron: las fracturas de cadera, y la hipertensión arterial. La
mayor parte de estos ancianos convive con familiares jóvenes. Es posible, y
necesario educar a los familiares sobre la atención a los pacientes dependientes
y sus cuidadores, con lo que se reduce el impacto económico, social y familiar
en estos casos, y constituye la intervención un elemento eficaz para la medicina
preventiva

RECOMENDACIONES

Con respecto a los cuidados específicos del Adulto Mayor postrado, proponemos 3
aspectos fundamentales: la actividad y capacidad funcional, el cuidado de la
piel, y la alimentación y evacuaciones. Además haremos algunas recomendaciones
para la persona que lo cuida.

I. ACTIVIDAD y CAPACIDAD FUNCIONAL.

La actividad es indispensable para mantener o aumentar la capacidad de cualquier
órgano o sistema, ya sea el cerebro, los músculos o el sistema circulatorio. La
inactividad psíquica puede llevar a deterioro intelectual y depresión; la
inmovilidad física puede causar atrofia muscular, dolor y deformación de las
articulaciones, trombosis venosas en las piernas, osteoporosis y otras
complicaciones.
Para evitar esas complicaciones se recomienda que el paciente sea lo más activo
posible.
En primer lugar nos referiremos a actividades físicas y luego a actividades
mentales.

II. ACTIVIDADES FÍSICAS.
Desde el punto de vista físico, el paciente debería levantarse a diario; si no
es capaz de caminar, debe levantarse a una silla; y sólo en última instancia
permanecer en cama día y noche. Si se levanta (de pie o en silla), debe
colaborar en su cuidado personal (aseo, alimentación, vestuario); y realizar
ejercicios. El ejercicio es útil para los músculos y las articulaciones, para la
atención y concentración, y por la sensación de bienestar que puede
proporcionar. Puede realizar flexiones y extensiones de las extremidades y del
tronco, y evitar la tendencia a encorvarse. Para mover los brazos con amplitud
puede tomar un bastón con las manos y moverlo con los brazos extendidos hacia
arriba y abajo, de derecha a izquierda; también podría jugar a recibir y arrojar
una pelota. Para las piernas, además de caminar , si está de pie es útil
realizar flexiones apoyándose en un mueble firme; si está sentado, extenderlas y
levantarlas y llevarlas de derecha a izquierda, tal vez con un peso en el pie.

Cuando el paciente postrado está sentado, el asiento debe ser cómodo, pero es
deseable que sostenga el tronco de un modo activo y no se deje caer en los
brazos de un sillón. Puede ser necesario usar elementos de ayuda: cabestrillos
(para sostener un brazo paralizado), soporte torácico (como cincha para sujetar
al paciente a la silla si no sostiene el tronco), respaldo alto Estando en
silla, puede apoyarse en las manos para levantar las nalgas del asiento;
extender el tronco; levantar y mover las piernas; girar la cabeza en diversos
sentidos. finalmente, son útiles los ejercicios respiratorios, especialmente
hacer intentos por expulsar todo el aire de los pulmones.

Si permanece en cama se recomienda realizar cambios de postura cada dos horas,
para evitar la formación de escaras (ver cuidado de la piel). Debe realizar
ejercicios activos: imitación de caminata o trote, extender el tronco, levantar
la cabeza o apoyarla con fuerza en la almohada para elevar el tronco, mover los
brazos con o sin un peso. También puede hacer ejercicios isométricos (apretar y
soltar los músculos de las extremidades y del tronco sin moverlos). Muchas de
estas actividades pueden presentarse en forma de juego, para que despierten el
interés del paciente y permitan una interacción con el acompañante. Además se
sugiere utilizar medias o vendas elásticas en las piernas, para evitar las
trombosis venosas. Las vendas se colocan desde el pie a la pantorrilla, sin
apretar demasiado, y se sueltan 30 minutos cada 6 horas. Si tiene una mano
paralizada, se evita la deformación en garra (empujada) colocando en la palma un
rollo de papel confort. Si tiene un brazo paralizado debe levantarlo con el sano
varias veces al día; esto impedirá, la rigidez y dolor del hombro inmóvil y
servirá como ejercicio para el brazo sano. También se debe evita el pie equino
(caído) usando un apoyo que lo mantenga en 90°.

Cuando el paciente está comenzando a levantarse después de permanecer en cama
varios días es necesario hacerlo de un modo paulatino. Puede presentar debilidad
muscular que le impida sostenerse o bajas de la presión arterial con tendencia
al desmayo. Para evitar la baja de presión se comienza por sentarlo al borde de
la cama con los pies apoyados en el suelo o una silla. Debe extender los brazos
hacia atrás apoyando las palmas de la mano en la cama incluso el brazo
Paralizado si tiene una hemiplejia para sostener mejor el tronco. Inicialmente
este ejercicio dura sólo uno o dos minutos pero debe repetirse 10 o 15 veces al
día. Paulatinamente, en varios días, debería ser capaz de sostener el tronco sin
mareos ni agotamiento. Solo cuando tolere esa posición valdrá la pena
trasladarlo a una silla o intentar ponerlo en pie.

III. ACTIVIDADES MENTALES.
El paciente debe usar la atención, la memoria, la imaginación y el lenguaje;
esto favorecerá el estado de ánimo y su capacidad mental.
Para que use la memoria es útil repasar los sucesos de su vida, tal vez con
ayuda de fotos, o las noticias del día; preguntarle (y recordarle) lo sucedido
ayer, o pedirle información sobre sus familiares.
La imaginación se puede ejercitar si se le pregunta qué espera del día actual,
cuál es su opinión sobre cierto tema, cómo cree que se podría solucionar algún
problema. Durante estas conversaciones deben hacerse frecuente referencia a a
fecha y circunstancias presentes, para favorecer su orientación. Las reflexiones
deben tener un acento optimista, haciéndole presente los aspectos positivos y no
los negativos de su situación. Si se logra hacerlo reír debemos felicitarnos.
También pueden ser útiles para la atención, la memoria y el ánimo algunos juegos
(dominó, Cartas, juegos de memoria o de atención), la música o el canto, la
colaboración en algunas tareas domésticas o los ejercicios indicados por los
especialistas en rehabilitación.
A cada uno de los visitantes puede pedirse que colabore en alguna actividad.
Muchas veces los familiares o amigos se sienten estimulados a volver si pueden
ayudar al paciente, por eso es importante pedir su colaboración.

La persona que cuida al AM generalmente es una mujer, la esposa o una hija del
paciente. Estos pacientes requieren cuidado las 24 horas del día y la necesidad
de estar constantemente alerta por si sucede algo, la necesidad de pequeñas
atenciones continuas pueden ser más agotadoras que el esfuerzo físico. Muchas
veces la cuidadora sacrifica su vida personal, deja de trabajar, deja de salir y
queda aprisionada al lado del paciente. Esto causa stress y agotamiento y puede
conducir a enfermedades físicas o psicológicas.

Por estas razones se recomienda que se establezcan turnos, que toda la familia
colabore en el cuidado del paciente, que el cuidador principal tenga por lo
menos un día libre para su higiene mental y que sea atendido si se agota o se
enferma.
No se debe esperar que el cuidador esté agotada para pedir ayuda, sino que deben
hacerse reuniones de familia para plantear la necesidad de colaborar apenas se
produzca la postración o apenas llegue el enfermo desde el hospital a la casa.
Si la reunión se hace con el médico, los familiares tendrán la oportunidad de
expresar todas sus dudas o temores

BIBLIOGRAFÍA

1. Estévez Rómer R, González Estrada M, Bosuet Álvarez M. Análisis de los costos
en la atención geriátrica. Rev Cubana Enferm 1998;14(3):155-60.
2. Rigol Ricardo O, Pérez Carballas F, Perea Conial J, Fernández Sacasas J,
Fernández Verabal JF. Rev Cubana Med Gen Integr 1995;2:155.
3. La salud de las personas de edad. Temas de gerontología. La Habana, Editorial
Científico-Técnica, 1996:15-9.
4. González Sánchez R, Fernández Lorente E, Rodríguez Sánchez R, Romeiro Guardes
M. Características biopsicosociales de los ancianos de 2C. Rev Cubana Med Gen
Integr 1998;14(4):38-42.
5. Menéndez J. La autonomía, una nueva forma de medir salud en el anciano. En:
Prieto O. Temas de Gerontología y Geriatría. La Habana: Editorial Ciencias
Médicas, 1992:18.
6. Díaz Tabares O, Sales Quintana MC, García Capote M. El appar familiar en
ancianos convivientes. Rev Cubana Med Gen Integr 1998;14(6):548-54.
7. Martín H, Vicente P. Epidemiología de la vejez. Editorial Interamericana
1990.
8. Comité sobre política pública de sociedad americana de geriatría: la
evaluación geriátrica. Rev Cubana Salud Pública 1993;19(2):100-1.
9. OMS. Preventing disability in the elderly. Copenhagen: Oficina Regional para
Europa, 1982:13 (Euro Reports and Studies;num.65).
10. Cairs FI. The problems of drug in the elderly in drug for the elderly.
Copenhagen: Who log office for Europe 1995.
11. Mathew RJ, Willson H. Surfance abuse and cerebral blood folw. Am J
Physchiatr 1992; 148(3):292-305.
12. Batia SJ. Digitalics toxicity turning over or new leaf medical staff
conference university of California. West J Med 1996;145:74-82.
13. OMS. Informe de la 4ª Reunión del Grupo Colaborador de Organizaciones no
Gubernamentales y la OMS sobre el envejecimiento. Ginebra, 1985, 5 (Documento
IRP/HEE 116-02).
14. Martínez GS, Calzada NLAManejo del paciente postrado
Rev AMMVEPE 2000; 11(3): 99. http://www.gerontologia.uchile.cl/docs/don_3.htmEnf.
Ana Megret Caballero,1 Lic. Migdalia Naranjo Arroyo2 y Téc. Yoandra Fong
González3 Rev Cubana Enfermer 2002;18 (1):43-9

ANEXOS
Anexo 1

Tabla 1.
Policlínico I ?Francisca Rivero Arocha? Manzanillo. Granma
CMF 52 (Dos Áreas)
Distribución de pacientes postrados según los niveles funcionales y sexo
Enero-Abril 2006

 

Nivel

Femenino

Masculino

Total

No.

%

No.

%

No.

%

1

2

100,0

 

 

2

8,0

2

7

87,5

1

12,5

8

32,0

3

11

73,3

4

26,7

15

60,0

Total

20

80,0

5

20,0

25

100,0

FUENTE: Historia Clínica Individual

Tabla 2
Policlínico I ?Francisca Rivero Arocha? Manzanillo. Granma
CMF 52 (Dos Áreas)
Alteraciones más frecuentes encontradas en pacientes dependientes
Enero-Abril 2006
 

Alteraciones

No.

%

Fractura de caderas

15

60,0

Hipertensión arterial

8

32,0

Diabetes mellitus

6

24,0

Artrosis

5

20,0

Cardiopatías

4

16,0

Amputación de miembros

4

16,0

Fuente: Historia Clínica Individual

Tabla 3.
Policlínico I ?Francisca Rivero Arocha? Manzanillo. Granma
CMF 52 (Dos Áreas)
Convivencia del anciano postrado
 

Convivencia

No.

%

Con
familia anciana

4

16,0

Con
familia joven

17

68,0

Solo

4

16,0

Total

25

100,0

Fuente: Historia Clínica Individual

Tabla 4
Policlínico I ?Francisca Rivero Arocha? Manzanillo. Granma
CMF 52 (Dos Áreas)
Conocimientos de la familia y cuidadores sobre la atención a pacientes postrados
Enero-Abril 2006
 

Conocimientos

Familias

%

Adecuados

0

0,0

Inadecuados

25

100,00

Total

25

100,00

Fuente: Encuesta
 

Tabla 5
Policlínico I ?Francisca Rivero Arocha? Manzanillo. Granma
CMF 52 (Dos Áreas)
Atención del paciente postrado
Enero-Abril 2006
 

Atención

Pacientes

%

Familiar

18

72,0

Cuidadores

7

28,0

Total

25

100,00

Anexo 2.
Los resultados de esta encuesta servirán para diseñar un programa educativo, por
lo que necesitamos de usted la respuesta con toda sinceridad
1. ¿Cuáles son las características del anciano postrado?
_____________________________________________
2. ¿Cómo usted cuidaría a un anciano postrado?
_____________________________________________
3. ¿Diga qué haría usted para que un anciano se sienta feliz?
_____________________________________________
4. ¿Diga cómo mejoraría la memoria en el anciano?
_____________________________________________
5. ¿Diga cómo debería ser la dieta del anciano?
_____________________________________________
6. ¿Diga qué haría usted para brindarle una buena atención al anciano?
_____________________________________________

Autores:
Enf. Odalis Mariela Rodríguez Zayas
Pedro Figueredo entre Concordia y Tivolí. Manzanillo. Granma. Cuba
CP. 87510
Lic. Leandro Pérez Viladebal
José Miguel Gómez 167 entre Narciso López y Aguilera. Manzanillo. Granma. Cuba
CP: 87510
Lic. Idalmis Alvarez Godefoy
José Miguel Gómez 167 entre Narciso López y Aguilera. Manzanillo. Granma. Cuba
CP: 87510
Dr. Placido Villegas Jardín
Pedro Figueredo entre Concordia y Tivolí. Manzanillo. Granma. Cuba
CP. 87510
 

Terminos buscados en el tema:

  • ppt de clase sobre dolor y eva a cuidadores de adultos mayores

Entradas relacionadas

  • Caracterizacion psicosocial del adulto mayor en el…
  • Manejo de quemaduras con bolsa de polietileno
  • Discapacidad en el adulto mayor
  • Universidad del Adulto Mayor ppt
  • Atencion integral gerontologica al adulto mayor con…
  • Proyecto Universidad Adulto Mayor, su evolucion en…
  • Incorporacion del Adulto Mayor a la sociedad contemporanea…
  • Salud mental: la atencion del adulto mayor ppt