Inicio - Educacion

Definicion conceptual de las dificultades de aprendizaje:…

Definicion conceptual de las dificultades de aprendizaje:…

Resumen
La agudeza en la comprensión y tratamiento de las dificultades en el aprendizaje
es aún en el siglo XXI un tema polémico y controvertido, que atraviesa desde lo
conceptual terminológico, el diagnóstico, la caracterización, la intervención y
la prevención. Son varios los autores que afirman la confusión y falta de
definiciones claras (Adelman, 1982; Adelman y Taylor, 1983; Algozzine e
Ysseldyke, 1986), entre otros, lo que reafirma la necesidad de aunar criterios
en este sentido.

Introducción
En franca coincidencia con Jean-Pierre Brunet (1998:2) consideramos que en el
tratamiento a las dificultades de aprendizaje, el propósito esencial no está en
el interés por una definición para cuestionar sus atributos, sino más bien para
hacer evidentes las consecuencias operacionales, sobre todo si se tiene en
cuenta que desde los inicios de los años noventa, investigadores norteamericanos
interrogan sobre la pertinencia del tipo de definición en uso.

A decir de Jean-Pierre Brunet (1998:2) el examinar las definiciones no tiene
sentido, en la medida que se acepte estar en presencia de una definición
construida, que no toma en consideración la perspectiva histórica. Las
definiciones actuales se apoyan principalmente en dos fuentes claramente
identificadas. De una parte, los textos científicos, que datan de los inicios
del siglo y que proponen una explicación de tipo fisiológico, hacen referencia a
la disfunción cerebral mínima. De otra parte, los trabajos de Kirk (1962) que
han dado una perspectiva educacional a la noción de dificultades de aprendizaje.
Diversos descubrimientos científicos han venido paulatinamente agregándose a la
definición.

Desarrollo
En un primer acercamiento a la temática, se considera necesario partir
someramente de concepto de aprendizaje y sus principales tendencias, para
precisar qué se asume como la categoría aprendizaje y favorecer la comprensión y
explicación de las variantes conceptuales de los diferentes autores.
Gómez Cardoso, A. L (2009:3) en conferencia temática dictada en la preparación
de los especialistas del CDO apuntaba:
? Los teóricos representantes del enfoque conductista clásico (Watson, J. B.,
Thorndike, E. L., Skinner, B. F. entre otros consideran al aprendizaje como un
cambio de conducta, en la forma que actúa determinada persona en cada situación.

? Por otra parte, autores con un enfoque cognitivo, privilegian los componentes
del procesamiento interno que permite el aprendizaje, por lo que para ellos
quedaría analizado como un proceso continuo de estructuración y reestructuración
del sistema de conocimientos que se concreta en esquemas, percepciones,
conceptos, ideas, que van enlazando y ampliando su sistema de relaciones como
resultado y procedimientos del aprendizaje. Destacan el valor del aprendizaje de
herramientas o recursos para ?aprender a aprender?, aprender estrategias, más
que puros contenidos o información.
? En la teoría Piagetiana y de sus seguidores representantes del
constructivismo, aunque al propio Piaget, muchas veces se le ubica como
cognitivista, porque sin duda el desarrollo de su concepción teórica está
centrada en la esfera cognitiva. Desde este enfoque el aprendizaje se concreta
en ?Adquisición de conocimientos? y en épocas más recientes ?Proceso de
construcción de conocimientos?. ?Diferencia el aprendizaje como desarrollo y el
de datos o información?. Proceso de asimilación y acomodación para lograr el
equilibrio cognitivo y la adaptación a las exigencias del medio?
? Para el Psicoanálisis el aprendizaje se interpreta como ?proceso inconsciente
que moviliza cambios en la formación y desarrollo de la personalidad y sus
conductas derivadas moderadas por dosis de ansiedad provocada por el
enfrentamiento a la nueva situación donde el significado emocional tiene un
impacto importante?.
? En la concepción histório-cultural, al reconocer el carácter interactivo del
desarrollo y el papel de los social en relación con lo biológico, se comprende
el aprendizaje como: ?Proceso de apropiación de la cultura, mediada por los
otros y automediada, en entornos que constituyen fuente de aprendizaje para
potenciar el desarrollo?. A decir de Vigotski, ?el buen aprendizaje es aquel que
precede al desarrollo y contribuye determinantemente para potenciarlo?.

La expresión ?dificultades de aprendizaje? se consolida definitivamente cuando
Kirk la propone en 1963, la que a partir de ese momento sería la Association for
Children with Learning Disabilities (ACLD). Una de las razones para el éxito del
término fue el hecho de que surgiera en medio del debate que sostenían padres y
educadores acerca del efecto estigmatizador de algunas etiquetas diagnósticas
que hasta entonces se venían usando, tales como daño cerebral, disfunción
cerebral mínima o problemas perceptivos (Aguilera Jiménez, A 2003. 39).

Una mirada general a los distintos términos que se engloban bajo la denominación
de dificultades de aprendizaje, facilita el inicio de una comprensión preliminar
acerca de algunas definiciones conceptuales (Aguilera Jiménez, A 2003. 40):
? Términos que hacen referencia a dificultades globales: discapacidad de
aprendizaje, déficit de aprendizaje, inhabilidades para el aprendizaje, formas
leves de retraso, retrasos madurativos, disfunción cerebral mínima (DCW),
problemas perceptivos, problemas motrices (hiperactividad y descoordinación).
? Términos que hacen referencia a dificultades específicas: dificultades
lectoras: dislexias (dificultades de reconocimiento perceptivo, dificultades de
comprensión lectora, etc), dificultades escritoras: disgrafías, dificultades
aritméticas: discalculias, dificultades fonológicas: dislalias, dificultades de
percepción visual (déficit en la discriminación figura-fondo, mala percepción
del espacio, lentitud, etc), dificultades en la coordinación viso-motriz
(torpeza motora), organización visomotora inmadura, lateralidad mal establecida
(cruzada), dificultades en el procesamiento de la información (déficit de
mediación, déficit en la producción de estrategias, etc).

Como es de apreciar el concepto de dificultades de aprendizaje, según Torgese
(1991: 58) con el paso del tiempo, sigue caracterizándose por su ambigüedad y su
contenido polémico e inacabado. Más el hecho de que hoy se acepte un término
común, que incluye una amplia variedad de problemáticas, no niega en modo alguno
la presencia de otros enfoques en función de fundamentos epistemológicos sobre
el problema, que pudieran enmarcarse en dos aristas esenciales: la
psicopedagógica y la clínica. El problema no radica en la ausencia de
definiciones, todo lo contrario, sino en la búsqueda de un consenso a una
definición que universalmente sea aceptada.

En la bibliografía especializada consultada, aparecen diferentes definiciones
sobre el término ¨dificultades de aprendizaje? (Weiner, Strauss y Lehtinen
(1947); Azcoaga (1964-75); Hallahan y Cruickshank(1981); Myers y Hammill (1976 y
1983); Kauffman y Hallahan (1979); Hallahan y Bryan (1981); Kirk y Chalfant
(1984); Monedero (1984); Castanedo (1984 y 1987); González Pineda y Martín del
Buey (1989); Alfaro y Marí (1992); Romero (1993) y Mesonero y Núñez (1995);
Morenza Padilla, Liliana (1995), R. Bermúdez Sarguera (1996-2005); M. Rodríguez
Rebustillo (1996-2005); S. Colunga Santos (2000), Leyva Fuentes Mirtha (2001),
M. J. Moreno Castañeda (2004), M.A Rebollo (2004), mas valdría la pena hacer
referencia a algunas que aportan elementos muy valiosos para análisis
posteriores en aras de esclarecer los términos utilizados:

Una dificultad en el aprendizaje se refiere a una alteración o retraso en el
desarrollo en uno o más de los procesos de lenguaje, habla, deletreo, escritura
o aritmética, que se produce por una disfunción cerebral y/o trastorno emocional
o conductual y no por un retraso mental, deprivación sensorial o factores
culturales o instruccionales (Kirk 1962: 263).

Una peculiaridad de esta definición es que centra su atención a la alteración
académica como síntoma primario y no a la lesión cerebral. No se excluye, pero
tampoco se asegura, la alteración neurológica, que de existir se valora como una
simple disfunción más, de una lesión cerebral. Es la primera definición formal
de las dificultades de aprendizaje, e influye con gran auge en el campo
científico. S. Kirk propuso la categoría ?dificultades en el aprendizaje? para
describir a niños que tenían alteraciones en el lenguaje, la lectura o problemas
agregados de comunicación, descartando los que presentaban deficiencias
sensoriales y debilidad mental. Es la primera definición que se refiere a
disfunción del Sistema Nervioso Central. Por otra parte la definición expresa
que un problema de aprendizaje se refiere al retardo, desorden o desarrollo
tardío de uno o más procesos referentes al habla, el lenguaje, la lectura, la
escritura, la aritmética u otras materias escolares y que resulten de una
incapacidad psicológica causada por una disfunción cerebral mínima o por
trastornos emocionales o conductuales.

Esta definición, tuvo una difusión inmediata por las siguientes razones: coloca
en primer plano el problema primario del niño, tiene mayor aceptación por parte
de la familia y se le da mayor responsabilidad a la escuela en la solución del
problema. Aunque algunos especialistas expresan su inconformidad con la
definición de S. Kirk es importante retomar tres planos que él esboza y que se
van a mantener en las definiciones que se suceden: plano pedagógico, plano
psicológico y plano neurológico. De manera sucinta se abordarán los elementos
que se tienen en cuenta para valorar los diferentes planos, a saber:
? Plano pedagógico: Se le imposibilita al niño seguir con éxito el curso regular
de los estudios en la enseñanza primaria, las dificultades pueden ser
específicas y se refieren a las materias básicas de lectura, escritura y
matemática. Esto es muy discutible en la vida cotidiana, resuelven bien los
problemas que le plantea su vida.
? Plano psicológico: Este es uno de los más complejos porque incluye los
procesos psicológicos como causa y como efecto y en su relación con el
rendimiento escolar. Como causa cuando se hace alusión a déficit psicológicos,
existe discrepancia intraindividual de habilidades y capacidades.
? Plano neurológico: Se incluyen las disfunciones del Sistema Nervioso Central
que pueden tener su origen prenatal, perinatal y postnatal.

En relación con los criterios anteriores, J. P. Brunet (1999) analiza un
conjunto de postulados de los cuales sólo se precisarán cinco de ellos. El
primero de los postulados tiene que ver con las dificultades en el aprendizaje
que responde al modelo médico; el segundo, alude a que las dificultades tienen
como causa una disfunción neurológica; el tercer postulado hace un análisis y
asocia las dificultades como una perturbación en los procesos psicológicos. El
cuarto señala que las dificultades en el aprendizaje están asociadas al fracaso
escolar y por último, es decir el quinto postulado, afirma que no son causadas,
en primer lugar por otra condición productora de handicap. Una valoración
general de estos postulados nos lleva al criterio de que aunque cada uno plantea
un problema, su valor en cuanto a individualidad es cuestionable. De hecho son
declarativos, lo que no podemos negar que cuando se estudian resultan de
utilidad si se traducen en operaciones.

Helmer R. Myklebust (1963), introduce el término explicativo trastornos
neuropsicológico para referirse a las dificultades de aprendizaje y en el propio
contexto de la definición se explicita la etiología de carácter orgánico del
trastorno cuando se hace alusión a desviaciones del sistema nervios central y
apunta que las dificultades de aprendizaje son trastornos neuropsicológicos en
cualquier edad causados por desviaciones en el sistema nervioso central y que no
se deben a la deficiencia mental, alteración sensorial o causas psicogénicas. La
etiología puede se enfermedad o accidente, o factores evolutivos (Miranda,
1986:34).

Bateman, B (1995:220) alude a que los niños que tienen dificultades de
aprendizaje son los que manifiestan una discrepancia educativa significativa
entre su potencial intelectual estimado y el nivel actual de ejecución
relacionado con los trastornos básicos en los procesos de aprendizaje, que
pueden o no ir acompañados por disfunciones demostrables en el sistema nervioso
central, y que no son secundarias al retraso mental organizado, deprivación
cultural o educativa, alteración emocional severa o pérdida sensorial. Esta
definición tuvo poca influencia en el campo de las dificultades de aprendizaje e
inclusive revisada años más tarde por su propia autora, pero indudablemente
resultó ser un indicador de las inquietudes del momento, las cuales hoy no han
sido superadas.

Según Luis Bravo Valdivieso (1991) los problemas del aprendizaje pueden
manifestarse de diversas maneras y afectan el rendimiento global del niño. Se
manifiestan más bien en un retardo general de todo el proceso del aprendizaje.
Equivalen al grupo clasificado por Rutter y colaboradores (1970) como atrasados
(?Backwars?).Los problemas de aprendizaje son globales porque el retardo en el
proceso a aprender no se manifiesta solamente en algunas materias, aun cuando
puede presentar ciertas características más definidas en algunos casos. También
se manifiestan en lentitud y desinterés para el aprendizaje y a veces pueden
aparecer como retardo mental leve.

Otra característica es la deficiencia en la atención a los estímulos escolares y
dificultad para concentrarse en la realización de determinadas tareas o
lecciones. La presencia de problemas generales de aprendizaje depende en alto
grado de las características de la escuela, de las metas y objetivos propuestos
por los programas para cada curso y del nivel de exigencia. Así por ejemplo, el
aprender a leer en primero o segundo año es una exigencia programática muchas
veces independiente de la madurez escolar o de nivel de desarrollo intelectual
real de los niños. Esta exigencia puede provocar problemas de aprendizaje a
niños carentes de estimulaciones culturales o de maduración, sin que por ello
tengan una deficiencia específica para aprender.

Andrés Suárez Yáñez (1995), analiza las dificultades en el aprendizaje teniendo
en cuenta: dificultades en el aprendizaje en sentido amplio: necesidades
educativas especiales y dificultades en el aprendizaje en sentido restringido.
Al respecto el profesor señala: que en sentido amplio dificultades en el
aprendizaje es equivalente a necesidades educativas especiales. Este uso es el
que predomina, por ejemplo, en las publicaciones del MEC relacionadas con la
Reforma Educativa ahora en marcha (CNREE, 1989; MEC, 1989), que siguen la pauta
marcada por la Ley de Educación Inglesa de 1981. En la sección 1ra. del texto
legal inglés se dice: ?… un niño tiene una necesidad educativa especial si
tiene una dificultad de aprendizaje que reclama que se haga para él una
provisión educativa especial?, ?… un niño tiene una dificultad en el
aprendizaje si tiene una dificultad para aprender significativamente mayor que
los niños de su edad?.

El mismo concepto se repite en la Ley de Educación inglesa de 1993. El contexto
último de este sentido amplio, en el que ?dificultades en el aprendizaje? y
?necesidades educativas especiales? se definen circularmente, lo encontramos en
el Informe Warnock, que sirvió de inspiración a la ley inglesa mencionada. Este
informe se subraya el carácter unificador y antietiquetador del concepto
?necesidades educativas especiales?. En primer lugar, pretenden unificar bajo
este término todas las categorías tradicionales de la Educación Especial; en
segundo lugar, pretende unificar Educación Especial y Enseñanzas de
recuperación, y en tercer lugar, pretende unificar Educación Especial,
Enseñanzas de Recuperación y Educación Ordinaria?.

El propio especialista agrega que el sentido restringido de dificultades en el
aprendizaje, el asumido por este autor, procede principalmente de EE UU. En este
país, learning disabilities, traducido de muy diversas maneras, pero, en la
actualidad, mayoritariamente como ?dificultades en el aprendizaje escolar?, es
una categoría diagnóstica legal, que comprende nada menos que el 48% de todos
los alumnos de Educación Especial. En el marco español hay numerosos libros, la
mayoría traducciones de trabajos publicados en EE UU, que reflejan este sentido
restringido?.

El National Joint Committee on Learning Disabilities (Núñez Rodríguez, O.L
1997:33), analiza que dificultades en el aprendizaje es un término general que
se refiere a un grupo heterogéneo de desórdenes, manifestados en dificultades
significativas en la adquisición y uso de las capacidades comprensión oral,
lectura, escritura, razonamiento y para la matemática. Estos desórdenes son
intrínsecos al individuo, presumiblemente debidos a una disfunción del sistema
nervioso central, y pueden ocurrir a lo largo de toda la vida. Los problemas en
comportamientos que requieren autocontrol, percepción e interacciones sociales
pueden coexistir con las dificultades en el aprendizaje pero no constituyen en
sí mismos una dificultad en el aprendizaje. Aunque las dificultades en el
aprendizaje pueden ocurrir concomitantes con otras condiciones incapacitantes
(por ejemplo, deficiencias sensoriales, retraso mental, desequilibrios
emocionales serios) o con influencia extrínsecas (tales como diferencias
culturales o instrucción insuficiente o inapropiada), no son el resultado de
estas condiciones o influencias.

Especial análisis merece la definición propuesta por el National Joint Committee
on Learnig Disabilities, en 1987 (Núñez Rodríguez, O.L 1997:34) el que se
considera el mejor enunciado descrito atendiendo a la naturaleza de las
dificultades en el aprendizaje. Refiere que las dificultades en el aprendizaje
son un término genérico que designa un conjunto heterogéneo de perturbaciones
que se manifiestan por dificultades persistentes en la adquisición de la
escucha, de la palabra, de la lectura, de la escritura, del razonamiento o de
las matemáticas, o de habilidades sociales. Estos desórdenes son intrínsecos a
la persona y son presuntamente causados por un disfuncionamiento del sistema
nervioso central. Aunque una dificultad de aprendizaje puede manifestarse en
concomitancia con otras condiciones que producen handicaps (por ejemplo las
deficiencias sensoriales, el retraso mental, las perturbaciones sociales o
emocionales), con otras influencias socio-ambientales (por ejemplo, las
diferencias culturales, una instrucción insuficiente o inapropiada, factores
psicogenéticos) y particularmente con una perturbación en la atención que pueden
todas ellas causar dificultades de aprendizaje, las dificultades de aprendizaje
no son la consecuencia directa de estas condiciones o influencias.

En opinión de King de Larrarte, Clara Inés (1995) existen diferentes nombres
para dificultades en el aprendizaje. En primer término hay que explicar que éste
es un desorden, al que se le han dado muchos nombres y que se debe diferenciar
de aquellas dificultades que se generan de un proceso enseñanza aprendizaje
errado. Al niño lo pueden haber diagnosticado como una persona que padece una
dificultad perceptual, problemas de lenguaje, síndrome de disfunción
neurológica, dislexia, atraso de la maduración, disfunción del Sistema Nervioso
Central, dificultad específica de lectura o daño cerebral mínimo. Puede tener
inteligencia normal o por encima de lo normal. Aunque no tiene un disturbio
emocional primario, con frecuencia su conducta es inapropiada, tiene sentimiento
de poca valoración y generalmente lo acompaña una gran tensión emocional.

Hammill (1990) trabajó un grupo de definiciones que tienen su origen en
investigaciones desarrolladas en E.U. en las cuales se analizan como elementos
conceptuales básicos los siguientes: bajo rendimiento académico, disfunciones
del SNC, alteraciones en los procesos psicológicos implicados en el aprendizaje,
trastornos específicos del habla y el lenguaje, como dificultades potenciales en
el aprendizaje, trastornos académicos específicos, problemas del pensamiento y
razonamiento, la edad en la que puede hablarse de dificultades en el
aprendizaje, las dificultades en el aprendizaje en otras discapacidades. En esta
propuesta queda demostrado el reconocimiento, de que en las dificultades de
aprendizaje se implican elementos pedagógicos, psicológicos y neurológicos, lo
que coincide con los criterios valorados por otros autores, sin embargo esta
autora considera tener en cuenta además los factores de la situación social del
desarrollo como condiciones importantes en la configuración del cuadro de las
dificultades en el aprendizaje.

En Cuba también ha sido una problemática que ha ocupado a especialistas de
distintas áreas del saber científico. Investigadores del Instituto Central de
Ciencias Pedagógicas (ICCP), Gerardo Roloff Gómez y Alberto Labarrere Sarduy
(1989) analizan que existen diversos factores que actúan como agentes que causan
el bajo rendimiento académico, algunos de carácter externo como la preparación
del maestro para conducir el proceso docente educativo y no atender las
diferencias individuales, deficiente influencia de la familia y otros de
naturaleza interna, relacionados con el propio alumno, como son las dificultades
en el desarrollo del pensamiento del escolar y de sus habilidades en el
aprendizaje, falta de interés por el estudio, inseguridad.

Por su parte Arias Beatón, Guillermo junto a un grupo de especialistas de la
Educación Especial aluden a que el niño por lo general, al ingresar a la escuela
está en condiciones (de acuerdo con su desarrollo psíquico y físico) de cumplir
con las exigencias que ésta le plantea. Después que el escolar participa en el
proceso de adquisición de conocimientos se pueden revelar algunas dificultades o
deficiencias en su rendimiento docente. Las causas que originan estas
dificultades pueden estar ocasionadas por múltiples factores, unos enmarcados en
el propio proceso docente-educativo y su dirección, y otros, por la naturaleza y
constitución del propio niño (Núñez Rodríguez, O.L , 1997). En otro momento el
referido especialista apunta que el conocimiento de las causas que originan el
mal aprovechamiento docente o una inadaptación escolar es muy importante, ya que
sólo determinando las causas concretas, que producen un bajo rendimiento
docente, es que puede organizarse el tipo de atención o tratamiento pedagógico,
psicológico o médico que necesita?.

Mercedes López López (1981) al estudiar esta temática brinda la posibilidad de
reflexionar en relación con un grupo de elementos que posibilitan definir las
dificultades en el aprendizaje, a saber: las diferencias individuales se
manifiestan ostensiblemente en el aprovechamiento escolar, muy importante que se
expliquen las diferencias psíquicas, las diferencias de vida y educación ejercen
influencia y la interacción del niño y la vida escolar tienen gran
responsabilidad.

En estudios relativos al tema, Leyva Fuentes, Mirtha (2002 plantea un grupo de
conceptos de gran valía, entre ellos:
? Dificultades psicológicas o neurológicas en el lenguaje oral o escrito o en la
conducta perceptiva, cognitiva o motriz. Estas dificultades: 1) Se manifiestan
en las discrepancias entre las conductas específicas del niño y sus logros o
entre su capacidad y su rendimiento académico; 2) Son de tal naturaleza que el
niño no aprende con los métodos y materiales que resultan adecuados para la
mayoría de los niños de su edad, para su desarrollo necesita que se le apliquen
procedimientos especializados; 3) No se debe principalmente a retraso mental
profundo, a déficits sensoriales, a trastornos emocionales o a una falta de
oportunidades para aprender (Citado por Mesonero y Núñez; 1995).
? Los niños con dificultades especiales de aprendizaje exhiben un desorden en
uno o más de los procesos psicológicos básicos implicados en la comprensión o en
el uso del lenguaje hablado o escrito. Estos trastornos se pueden manifestar en
desórdenes de escucha, pensamiento, habla, lectura, escritura, deletreo o
aritmética. Incluyen estados clasificados como handicaps perceptivos, lesión
cerebral, disfunción cerebral mínima, dislexia, afasia evolutiva, etc. No
incluyen problemas de aprendizaje debidos primariamente a handicaps visuales,
auditivos o motrices, al retraso mental, al trastorno emocional o a la pobreza
ambiental (National Advisory Committes on Handicapped Children NACHC, 1968).
? Una falta de automatización de las habilidades de orden inferior que impide la
creación de nuevas estructuras sistémicas de acción (basadas en el dominio de
habilidades precedentes) encaminadas a la consecución de un objetivo concreto
propio de un momento evolutivo en particular (ALFARO, 1986).

Todos estos elementos abordados por los diferentes autores citados, más su
experiencia teórica y práctica, permitieron que Morenza Padilla, Liliana (1994)
aseverara que pese a los grandes esfuerzos de los diferentes especialistas aún
no existe claridad e inclusive poco precisas las ideas en torno a las
dificultades en el aprendizaje y que la categoría de dificultades en el
aprendizaje se comporta como una categoría natural y es por ello las
dificultades que se afrontan en su definición; al ser una categoría natural
tiende a ser difusa, pero delimitada. Ella enfatiza que es mejor caracterizar
que definir, criterio importante por cuanto rompe todo tipo de posibilidad de
etiquetar a esta población infantil que lejos de la marginación por sus
problemas de aprendizaje necesitan comprensión y ayuda; criterios con los que
coincide la autora de esta tesis.

Conclusiones
Al tratarse de niños y niñas con dificultades de aprendizaje es expresarse en
términos de un grupo heterogéneo caracterizado por la presencia de
insuficiencias temporales de las funciones psíquicas y que se implican
considerablemente en el aprendizaje y, que si bien acarrean incompetencias en el
desempeño académico, estas tienen su génesis desde las edades más tempranas del
desarrollo y no cuando comienza el aprendizaje formal de la lectoescritura y los
conocimientos elementales de la matemática. Se aprecia además incongruencia
entre posibilidad y rendimiento, así como inmadurez en la esfera
afectivo-volitiva, insuficiente desarrollo de los mecanismos de autorregulación
y carencias o inadecuada utilización y organización de las estrategias de
aprendizaje. En plena coincidencia con Nicola Cuomo (1997) valdría la pena
reflexionar a fin de cuentas si realmente son dificultades de aprendizaje o
dificultades en la enseñanza

Bibliografía
AGUILERA JIMÉNEZ, ANTONIO (2004). Introducción a las dificultades de
aprendizaje.- Madrid: Editorial Interamericana de España, S.A.U.
BATEMAN, B. D. (1995). Identifying Students Who Have Learning Disabilities. The
Oregon Conference Monograph.
BERMÚDEZ SARGUERA, ROGELIO (1996). Teoría y Metodología del Aprendizaje /
Rogelio Bermúdez Sarguera, Maricela Rodríguez Rebustillo.- Ciudad de La Habana:
Editorial Pueblo y Educación.
BRAVO, VALDIVIESO, LUIS (1991). Psicología de las Dificultades del Aprendizaje.-
Santiago de Chile: Editorial Universitaria.
COLUNGA SANTOS, SILVIA (2000). Intervención educativa destinada al incremento de
la autoestima en escolares con dificultades para aprender. Tesis en opción al
Título de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Camagüey.
CUOMO, NICOLA (1997). La integración escolar. ¿Dificultades de aprendizaje o
dificultades de enseñanza?.- Madrid: Editorial Aprendizaje Visor.
GÓMEZ CARDOSO, ÁNGEL LUIS (2009). Reflexiones en torno al aprendizaje, la
familia y el valor del diagnóstico. Conferencia temática dictada en el 9º Evento
Científico del Centro de Diagnóstico y Orientación y V del Proyecto Territorial
?Estrategia de atención a las familias de los niños y las niñas con necesidades
educativas especiales?. Camagüey.
HAMMILL, D.D (1990). On Defining Learning Disabilities: An Emerging Consensus.
Journal of Learning Disabilities 23 (2).
_____________ (1993). A timely definition of learning disabilities. Family and
Community Healt, No 16.
KING DE LARRARTE, CLARA INÉS (1995). Dificultad en el Aprendizaje.- Bogotá:
Editorial Coorporación Colombiana para las Dificultades en el Aprendizaje.
_______________________________ (1995). Dificultad en el aprendizaje
!Supérala!.- Bogotá: Editorial Coorporación Colombiana para la Dificultad en el
Aprendizaje.
KIRK, SAMUEL A (1962). Educating Exceptional Children. Boston: Houghton Mifflin.
LEYVA FUENTES, MIRTHA (2002). Diagnóstico e Intervención en los Trastornos del
Aprendizaje.- Conferencia dictada en la preparación de los especialistas de los
CDO. La Habana.
LÓPEZ LÓPEZ, MERCEDES (1981). Atención a los niños con dificultades en el
aprendizaje.- p. 42-50.- En Educación (La Habana).- No. 42: julio-septiembre.

MORENZA PADILLA, LILIANA (1994). Los niños con dificultades en el aprendizaje.
Características más relevantes, Compendio de Conferencias de Psicología y
Pedagogía Especial.- p. 3-9.- II Conferencia Científica Latinoamericana de
Educación Especial. La Habana.
_____________________________ (1996). Los niños con dificultades en el
aprendizaje. Diseño de ayudas.- Lima: Editorial Educa.
NÚNEZ RODRÍGUEZ, OLGA LIDIA (1997). Modelo Teórico Metodológico para la atención
preventiva de las dificultades en el aprendizaje desde la Edad Temprana y
Preescolar. Tesis de Maestría. Camagüey.
REBOLLO, MARÍA ANTONIETA (2004). Dificultades de aprendizaje.- Montevideo:
Editorial Prensa Médica Latinoamericana.
RODRÍGUEZ REBUSTILLO, MARISELA (2005). Las leyes del aprendizaje /Marisela
Rodríguez Rebustillo, Rogelio Bermúdez Sarguera.- La Habana: Editorial Pueblo y
Educación.
ROLOFF GÓMEZ, GERARDO (1989). Las dificultades en el aprendizaje y su
tratamiento diferenciado / Gerardo Roloff Gómez, Alberto Labarrere Sarduy.- p.
27-29.- En Educación (La Habana).- No. 72: enero-marzo.
TORGESEN, J. K (1991). Learning disabilities: Historical and conceptual issues.
San Diego, CA: Academic Press.

Entradas relacionadas

  • El aprendizaje de la historia y sus dificultades
  • Problemas de aprendizaje II
  • Resumen del marco conceptual de las normas internacionales…
  • La Fisica Cuantica Un Enfoque Personal Conceptual e…
  • Los mapas conceptuales en la resolucion de Problemas…
  • Las concepciones previas en la enseñanza de la ciencia
  • Estilo de aprendizaje
  • Indice 044